Dr. Juan Carlos Iannicelli
banner
54 visitas Publicada: 05/06/13

USO DE ATB - β LACTAMICOS

¿PODEMOS DOSIFICAR LA AMOXICILINA CADA 12 HORAS?

Son numerosas las publicaciones que recomiendan, dosificar los β-lactamicos, como la amoxicilina, solamente dos veces al día, esto facilita el cumplimiento  por parte de los padres para la administración completa de un tratamiento.

Estas indicaciones ya estaban contempladas hace varios años, para las infecciones de las vías respiratorias superiores: otitis media aguda, sinusitis etc.

En infecciones que implican mayor compromiso, como la neumonía adquirida en la comunidad, se esperaba los resultados de los trabajos clínicos, para su recomendación de dos dosis por día.

Actualmente, como se aprecia en los gráficos, ya han aparecido numerosos trabajos publicados en importantes journals, que nos avalan a usar la amoxicilina como tratamiento antimicrobiano de primera línea, en dos dosis diarias.

Esta dosificación no está en relación con el aumento de la dosis a 90mg/kg, el incremento de la dosis está justificado solamente para eludir la resistencia del Streptococo neumoniae (Spn), en las zonas de alta resistencia del mismo, es decir cuando supera más de un 5% de resistencia en los cultivos, de Spn rescatados de infecciones de la comunidad.

Actualmente en nuestro medio (La Plata – Argentina) la resistencia del Spn se sitúa en menos del 5%, por lo tanto no es obligatorio aumentar la dosis de amoxicilina, en los cuadros que sea necesario su uso. (hace unos años atrás estabamos en casi  un 30%)

Conclusión: los β-lactamicos se pueden usar a 45mg/kg/día, dosificados cada 12 horas.

 ¿CUAL ES LA EXPLICACIÓN QUE JUSTIFICA ESTA RECOMENDACIÓN?

Los antibióticos β-lactamicos, son drogas cuyo efecto depende del tiempo que el mismo se mantiene sobre la CIM (concentración inhibitoria mínima).


Agentes dependientes del tiempo, sin efectos post-antibiótico significativos

Para los agentes con efectos dependientes del tiempo, la erradicación bacteriana, se produce una vez que se ha alcanzado un umbral, y cesa una vez que la concentración del fármaco cae por debajo de este punto.

Sin embargo, las concentraciones antimicrobianas no tienen que estar por encima de la CIM  todo el intervalo entre dosis y dosis.

La duración de tiempo que la fracción de fármaco no unido a proteína en el suero, está por encima de la CIM del patógeno es el parámetro PK/PD que se correlaciona con la eficacia bactericida y se expresa como un porcentaje del intervalo de dosificación.


El tiempo por encima de CIM se puede maximizar mediante, dosis más frecuentes, el uso de sistemas de suministro de liberación sostenida, el uso de formas de dosificación de depositorio, o con el uso concomitante de un fármaco que inhibe la eliminacióndel agente antimicrobiano (por ejemplo, probenecid con algunos β-lactamicos). 

Alcanzar concentraciones significativamente mayores al valor de la CIM, no prevé reducciones significativas adicionales de crecimiento microbiano.

Si el β-lactamico, se mantiene un 40% del tiempo, del intervalo entre dosis (c/12hs), por encima de la CIM, el efecto bactericida es suficiente. La amoxicilina cumple con estos criterios (se mantiene un 40% por encima de CIM, del tiempo entre dosis consecutivas) por lo tanto se puede administrar cada 12 hs.

 

 

En el gráfico se observa el aumento de la erradicación bacteriana cuando el ATB, supera el 40% del tiempo por encima de la CIM.
Cambiar, de la dosis tradicional de c/8hs., a un régimen de dos veces por día, facilita la administración del fármaco, y la adherencia al tratamiento.