Dr. Juan Carlos Iannicelli
banner
119 visitas Publicada: 07/10/13

NUEVA VACUNA CONTRA MENINGOCOCO B

Aplicable a lactantes, a partir de los 2 meses.

La  enfermedad  meningocócica ocurre con una incidencia de 0,2 a 14 por 100.000 habitantes en los países industrializados. La enfermedad meningocócica serogrupo B afecta en forma desproporcionada los lactantes.

 

En estas estadísticas se observa que la Neisseria meningitidis B (Nme B) casi duplica a la suma de los otros meningococos, hallados en LCR de meningitis en niños de 0-14 años.

Los Spn rescatados pertenecen en gran medida a la era pre-vacuna antineumococo – Prevenar 7 o 13, y posiblemente decaiga, el meningococo será entonces por si el más frecuente.

Vacunas eficaces a base de polisacáridos capsulares de los serogrupos meningocócicos A, C, W-135 e Y, están actualmente disponibles,  pero el polisacárido capsular serogrupo B es antigénicamente similar a los glicopéptidos de células nerviosas humanas y son poco inmunogénico en seres humanos.

La protección de los niños contra la enfermedad meningocócica del serogrupo B es una larga necesidad de salud pública.

El enfoque de la vacuna tradicional, de conjugado de polisacárido-proteína,  utilizado para otros serogrupos de meningococos no es posible para el serogrupo B, ya que es inmunológicamente similar a la de las moléculas de polisacárido de células neurales humanas.

Para desarrollar vacunas que protejan contra el serogrupo B, se requirió evaluación de la secuenciación de todo el genoma del Nme B, y se utilizó para identificar las proteínas de la superficie de muchas cepas de meningococo.

Vacunas para el serogrupo B de Neisseria meningitidis, basadas en vesículas de membrana externa (VME) que contienen proteínas de membrana, incluyendo la proteína porina A, ha demostrado su eficacia en ensayos.  Sin embargo, la alta especificidad de cepa de estas vacunas, limita su utilidad, especialmente en lactantes y niños pequeños.

Una vacuna multicomponente (4CMenB) que contiene tres proteínas recombinantes identificadas, utilizando la secuenciación de todo el genoma y las vesículas de membrana externa de la cepa del brote de Nueva Zelanda fue evaluada en niños sanos.

En un  estudio piloto (Vesikari-Lancet 2013) se observó una respuesta inmunitaria potencialmente protectora contra el serotipo B en casi el 100% de los adolescentes vacunados (un total de 1.631 adolescentes con una media de edad de casi 14 años), independientemente del estado de los anticuerpos anteriores. La vacuna fue bien tolerada.

Este gran estudio de fase 3 (evalúa seguridad y eficacia), confirma la viabilidad de la administración de un esquema de administración de tres dosis de 4CMenB para bebés (2 meses), concomitantemente con las vacunas de rutina, que suscitaron la respuesta inmunitaria protectora a todos los componentes antigénicos con un perfil de seguridad aceptable. Se identificaron una respuesta anamnésica  a una cuarta dosis administrada a los 12 meses de edad.

Se incluyó a 3.630 niños  (2.627 niños en Finlandia y la República Checa,  se evaluó la inmunogenicidad; y 1.003 bebés en Austria, Alemania, Italia y Finlandia, en este grupo se evaluó los efectos adversos) luego en 1.555 niños de 12 meses en el estudio de refuerzo. Las características basales fueron muy similares en todos los grupos de estudio de esquema primario y de refuerzo.

Los investigadores encontraron, respuestas inmunes fuertes contra cuatro antígenos, de proteínas independientes de meningococo del serogrupo B,  que fueron predictivas, para proporcionar una amplia cobertura frente a un grupo representativo de cepas de la enfermedad en Europa.

La 4CMenB tuvo un notable incremento en el perfil general de reactogenicidad (reacciones adversas inmediatas – a corto plazo), cuando se administró de forma conjunta con las vacunas de rutina a los 2, 4 y 6 meses a los niños en Europa. Los lactantes, tienen el riesgo más elevado de  enfermedad meningocócica en todo el mundo. La prometedora inmunogenicidad de 4CMenB,  debe equilibrarse contra sus efectos adversos.

La vacuna 4CMenB es inmunogénica en lactantes a partir de los 2 meses y en niños de 12 meses, sin interferencia clínicamente relevante con las vacunas de rutina, pero aumenta reactogenicidad cuando se administra de forma concomitante con las vacunas de rutina.
Esta vacuna  ofrece una solución innovadora para la causa principal remanente de la meningitis bacteriana en lactantes y niños pequeños, teniendo en cuenta el impacto que lograron sobre la meningitis bacteriana, las vacunas conjugadas para Haemophilus BStreptococo Pneumoniae.

La reacción más comúnmente reportada como grave, fue dolor en el sitio de inyección,  pero era una respuesta local transitoria. Es importante destacar que las tasas de fiebre (38°C) fueron bajas y los informes de la fiebre de 39°C o más eran raros. No se identificó evidencia de aumento de las tasas de reacciones con dosis posteriores de 4CMenB.

Administrada con las vacunas de rutina, se constataron los siguientes efectos adversos: Cambios en los hábitos alimentarios (52%), somnolencia (72%), vómitos (24%), diarrea (33%), irritabilidad (76%), rash (9%).

Posición del Comite asesor sobre vacunas del Reino Unido, en relación a la vacuna 4CMenB.

El 24 de julio de 2013, en una declaración de posición provisional, el Comité conjunto del Reino Unido sobre  Vacunación e Inmunización (Joint Committee on Vaccination and Immunisation - JCVI) llegó a la conclusión de que no se puede recomendar actualmente una vacuna (4CMenB, licencia de Bexsero, Novartis Vaccines and Diagnostics, Siena, Italia) para su uso en el programa de inmunización de rutina en el Reino Unido.

'Muchos se sentirán decepcionados de que por el momento el meningococo B seguirá ocasionando exactamente el mismo número de muertos y discapacidad. Ha habido más de 10 000 casos de enfermedad meningocócica B en Inglaterra y Gales en los últimos 10 años.

La seguridad y la inmunogenicidad de 4CMenB se han evaluado en ensayos clínicos en más de 7.500 participantes los que han recibido la vacuna. En noviembre de 2012, la Agencia Europea del Medicamento aprobó la vacuna y la Comisión Europea la licencio luego en enero de 2013.

Una responsabilidad importante del JCVI, el órgano de asesoramiento a los departamentos de salud del Reino Unido en materia de inmunización, es evaluar la relación coste-eficacia de las vacunas.  El JCVI concluyó que la inmunización rutinaria con 4CMenB es muy poco probable que represente relación calidad-precio a cualquier  precio de la vacuna es decir, los costos de la aplicación de la vacuna sería mayor que las resultantes del impacto de meningococo B'.

Su conclusión se basó en gran parte en un informe no publicado 'desarrollado para el asesoramiento del subcomité JCVI ' y llevada a cabo por las mismas instituciones académicas que recientemente llegó a la conclusión de que la vacuna sería rentable si el precio es competitivo. 

Un estudio holandés (Pouwels et al., 2013) realizado de forma independiente enfatiza cómo los análisis de costo-efectividad son sensibles tanto a la incidencia de la enfermedad como al precio de la vacuna. Es importante destacar que el fabricante de 4CMenB no ha hecho ningún anuncio sobre el precio de la vacuna y no impugna fuertemente las conclusiones del JCVI.

El  JCVI señala que la licencia de 4CMenB se basa en los ensayos clínicos que no incluyeron una manifestación directa de la eficacia de la vacuna, es decir, la prevención de la enfermedad. Pero el JCVI reconoce que la relativa rareza de la enfermedad meningocócica habría impedido cualquier posibilidad realista de un ensayo clásico de la eficacia.

Es una reflexión sobre lo que se ha denominado la nueva era de la inmunización, que ante la introducción de nuevas vacunas y muchas veces  más complejas, no es realista basarse únicamente en los métodos de investigación de costo-efectividad y el estándar de oro, como ensayos controlados aleatorios a gran escala y doble ciego. La dificultad está en encontrar una manera de cerrar la brecha crítica entre lo que es factible y aceptable para obtener la licencia, por un lado, y, por otro, las muchas incógnitas, incluidas las cuestiones de seguridad, que sólo puede resolverse mediante la vigilancia basada en la población vacunada.

No está claro, ni es competencia del JCVI, recomendar cómo se obtienen estos datos de importancia crucial.
Sin embargo, es vital que se pierda  el menor tiempo posible, en la obtención de los datos necesarios.
Mientras tanto, el Reino Unido se enfrenta a la perspectiva de que el uso generalizado de una vacuna, que ha llevado casi dos décadas de investigación para lograr obtener la licencia, incurriendo en costos enormes, se verá seriamente retrasado y, en el peor caso, podría ser dejado de lado.

conclusiones de UN  estudio holandes independiente.

Con el bajo nivel actual de la incidencia de la enfermedad, la introducción de la vacunación infantil de rutina, después de un esquema a los 2, 3, 4 +11 meses, contra la enfermedad de MenB es probablemente poco  rentable en los Países Bajos. Si aumenta la incidencia de la enfermedad de MenB o el precio de la vacuna es  sustancialmente inferior a 40 €, la vacunación sistemática de los lactantes tiene el potencial de ser rentable.
Un precio de la vacuna de 10 € por dosis, incluidos los gastos de administración,  se vuelve más aceptable.