Dr. Juan Carlos Iannicelli
banner
289 visitas Publicada: 06/01/17

DISLEXIA

ROL DEL PEDIATRA

DISLEXIA

La dislexia se define como un trastorno del desarrollo neurológico que causa dificultades persistentes en la adquisición del lenguaje escrito, tales como lectura, escritura y ortografía.
Las palabras escritas son representaciones codificadas (símbolos) de palabras habladas, y el habla son representaciones codificadas de diversas experiencias, según las reglas y convenciones gramaticales que comparte con una comunidad lingüística determinada.
Los  niños con dislexia encuentran difícil reconocer las palabras impresas, tienen gran dificultad para 'explorar' palabras desconocidas, y a menudo también leen lentamente.
Las dificultades asociadas con la dislexia persisten en la edad adulta, causando deficiencias del procesamiento del lenguaje.
Los términos 'discapacidad de lectura específica', 'discapacidad de lectura', 'trastorno de lectura' y 'dislexia' se usan indistintamente en la literatura.

DEFINICIONES:
El lenguaje es una facultad universal. Comunicación mediante signos, ya sean orales o escritos
La lengua es un código social compartido por una comunidad. Sistema de signos que los hablantes aprenden y retienen.
El habla es la utilización individual de una lengua. Acto por el cual el hablante, ya sea a través de la fonación (emisión de sonidos) utiliza la lengua para comunicarse.

Hay dos tipos principales de dificultad de lectura:

Problemas con la decodificación a nivel de palabras (dislexia) y problemas de comprensión de lectura. Algunos niños experimentan ambos.

Estas dificultades provienen de una deficiencia en el componente fonológico del lenguaje, que a menudo es inesperado en relación con otras habilidades cognitivas del niño, y el nivel de instrucción en el aula. Las consecuencias secundarias pueden incluir problemas en la comprensión de lectura, y disminuir su capacidad lectora, que pueden impedir el crecimiento del vocabulario, y conocimientos.

Los niños con dislexia encuentran difícil reconocer las palabras impresas, tienen grandes dificultades para la pronunciación de palabras desconocidas y, a menudo, también leen lentamente.

Confidencias de un disléxico:  “No sabía que estaba pasando porque veía una palabra y decía otra, algunas veces pensé que era extranjero, o que sabía otro idioma, o que el mundo estaba mal, tenía muchos conflictos internos. Llegó el momento en que decidieron que no podía estudiar y que me dedicara a labores del hogar.”

INTRODUCCIÓN:

Los pequeños….

La comprensión lectora es la capacidad de entender lo que se lee, tanto en referencia al significado de las palabras que forman un texto, como con respecto a la comprensión global en un escrito.

Los escolares con problemas, a menudo comienzan a lidiar con la lectura a partir del cuarto grado o más tarde, porque un problema de lectura como la dislexia, se pasó por alto en los grados primarios. 

Aprender a leer es un proceso extremadamente complejo. Por lo tanto, no es sorprendente que, por muchas razones, más del 60% de los niños en Estados Unidos no cumplen con las normas de capacidad de lectura. Varios problemas pueden ser la base de esta dificultad para leer, incluyendo un mal desarrollo temprano del lenguaje, instrucción inadecuada, práctica de lectura insuficiente, falta de conocimiento básicos, y discapacidad intelectual.

En algunos niños, sin embargo, el problema es la discapacidad específica de aprendizaje llamada dislexia. La dislexia es la discapacidad de aprendizaje más frecuente, y está presente   hasta en un 20% de los niños.

La detección temprana y la intervención, son cruciales en las enfermedades médicas, lo mismo ocurre en las discapacidades de aprendizaje. Las consecuencias de la dislexia no tratada son amplias y pueden ser significativas, incluyendo efectos sobre el éxito académico y el bienestar psicosocial.

Los niños con dislexia experimentan una frustración intensa; puede actuar agresivamente o aislarse; frecuentemente se convierten en blanco de la intimidación y el ridículo; tiene baja autoestima; y puede incluso desarrollar problemas de salud mental, incluyendo ansiedad y depresión.

Los pediatras tienen la oportunidad y la responsabilidad de permitir la detección y el tratamiento adecuado de la dislexia en los niños.

Dislexia - El término 'dislexia' se usa como sinónimo de discapacidad específica de lectura. La Asociación Internacional de Dislexia define la dislexia de la siguiente manera: 'La dislexia es una discapacidad específica de aprendizaje de origen neurológico, que se caracteriza por dificultades con el reconocimiento correcto y/o fluido de las palabras, y por malas habilidades de ortografía y decodificación, típicas de un déficit en el componente fonológico del lenguaje, en un niño generalmente sin otras dificultades.

Las consecuencias secundarias pueden incluir problemas en la comprensión de lectura y menor afinidad por materiales de lectura, que puede impedir el crecimiento de vocabulario, y de conocimientos  básicos”.

Esta definición también ha sido adoptada por los Institutos Nacionales de Salud Infantil y Desarrollo Humano de los Estados Unidos. 'Discapacidad de lectura' se utiliza como sinónimo de 'dislexia'. 

La lectura requiere la adquisición de buenas habilidades ortográficas para reconocer la forma visual de las palabras, lo que permite acceder directamente a su significado. También se requiere el desarrollo de buenas habilidades fonológicas de la pronunciación de las palabras desconocidas, usando el conocimiento de reglas de conversión de la letra al sonido.

 Los trastornos de la lectura incluyen: 

La dislexia es un tipo de discapacidad de aprendizaje basado en el cerebro, que afecta  específicamente a la capacidad de una persona para leer. Las personas con dislexia suelen leer en niveles significativamente más bajos de lo esperado, a pesar de tener una inteligencia normal. Aunque el trastorno varía de persona a persona, las características comunes entre las personas con dislexia son la dificultad con el procesamiento fonológico (la manipulación de sonidos), ortografía y/o respuesta rápida visual-verbal.

¿Por qué leer es mucho más difícil que hablar?

Nadie tiene  que ir a la escuela para aprender a hablar, o tomar clases. Los cerebros de los seres humanos están diseñados para hablar de forma casi automática. 

Sin embargo, con la lectura es diferente. Nadie nace sabiendo cómo leer, todos tenemos que aprender a hacerlo. Cuando se lee, el cerebro tiene que hacer muchas cosas a la vez. Tiene que conectar las letras con sonidos y poner los sonidos juntos en el orden correcto. Hay que enseñar a poner letras, palabras y párrafos juntos en formas que permitan leer de forma rápida y entender lo que significan. También tiene que conectar palabras y frases con otros tipos de conocimiento. Cuando vea g-a-t-o en un pedazo de papel, su cerebro no sólo tiene que leer la palabra 'gato', también tiene que hacer la conexión de que 'gato' significa un animal peludo, de cuatro patas que maúlla.

En la  dislexia, el cerebro tarda más en hacer algunas de estas conexiones, y lo hace en varias etapas. Especialmente tienen problemas para hacer coincidir las letras que aparecen en la página con los sonidos de esas letras, y las combinaciones de letras. Tener problemas con ese paso, hace más difíciles todos los otros pasos.

http://dyslexia.yale.edu/Stu_whatisdyslexia.html 

El reconocimiento de letras; es la capacidad de reconocer y nombrar las letras del alfabeto. Incluye reconocer y recordar las formas de las letras, la identificación de letras mayúsculas y minúsculas, y el reconocimiento de las letras en forma aislada y dentro de las palabras impresas, incluso cuando aparecen en diferentes fuentes y tamaños.

La instrucción que se centra en las relaciones entre letra y sonido que se conoce como fonética.

La dislexia es una discapacidad del aprendizaje basado en el lenguaje, que se caracteriza por la dificultad en la decodificación (pronunciación).  

Las correspondencias entre sonidos - letras, son las relaciones entre los sonidos (o fonemas) y las letras (o grafemas). Este punto de partida destaca las conexiones entre los sonidos de las palabras y las letras que se utilizan para representar esos sonidos. Se incluyen otros dos conceptos relacionados: el principio alfabético y el reconocimiento de letras. Es decir, el reconocimiento de palabras con fluidez, y/o las habilidades de comprensión lectora.

http://www.literacyandnumeracyforadults.com/resources/355788   

Características de la dislexia

ALTERACIONES NEUROLOGICAS EN LA DISLEXIA

Existen numerosas investigaciones que establecen que la estructura celular del cerebro de una persona con dislexia es diferente.

Gracias a tecnologías como la resonancia nuclear magnética se ha podido comprobar que en la parte del cerebro (el área de Broca) donde se procesa el lenguaje, simplemente no se activa en la persona con dislexia cuando está en proceso de lectura.

En la siguiente imagen podemos ver lo que acabamos de exponer: Es una resonancia magnética nuclear y se hizo en el momento en que tres personas distintas estaban leyendo un texto.

Se puede constatar que la parte del lenguaje que se encuentra en el hemisferio izquierdo medio lateral no se activa.
Estas observaciones apoyan firmemente la hipótesis de que mientras el hemisferio izquierdo de la corteza auditiva humana tiene capacidades superiores de resolución temporal, el hemisferio derecho tiene mejores capacidades de resolución silábica.
Supuestamente esto resulta en un fracaso en la separación de los sonidos del habla, lo que hace más probable que los niños disléxicos con precursores categóricos pobres, tengan mapas de representaciones insuficientemente desarrolladas o disminuidas. Esto se traduce posteriormente en un procesamiento más tumultuoso, que requiere más tiempo para el reconocimiento correcto de los fonemas y por consiguiente las palabras.           

En comparación con los controles, los datos mostraron que los niños disléxicos con mala percepción están marcados por lo siguiente:

SOSPECHA DIAGNOSTICA

Un concepto erróneo común sobre la dislexia es que no se puede diagnosticar o remediar hasta que un niño está en el tercer grado.

Hay muchos síntomas y tipos de trastornos de lectura diferentes, y no todo el mundo con un trastorno de la lectura tiene todos los síntomas. Las personas con trastornos de la lectura pueden tener problemas para reconocer las palabras que ya conocen y pueden también tener mala ortografía (escritura correcta).   

El diagnóstico de dislexia se establece clínicamente, basándose en la historia, la observación y una batería de pruebas educativas apropiadas para la edad interpretadas por un profesional bien informado y capacitado. Aunque no corresponde a los pediatras hacer el diagnóstico, una comprensión de la dislexia puede ayudar a identificar a los niños por estar atentos a los factores de riesgo y los signos que se obtienen en la historia médica y social, durante los exámenes de salud infantil. La dislexia es tanto familiar como hereditaria. La historia familiar es una de los factores de riesgo más importantes, un 23% hasta el 65% de los niños con dislexia, reportaron tener un padre con el trastorno.

Existen algunos síntomas que nos deben hacer sospechar de la presencia de dislexia en edades tempranas. 

Los niños que están destinados a ser malos lectores en cuarto grado, casi invariablemente, sufrieron dificultades en el jardín de infantes y primer grado con habilidades fonológicas: su conocimiento de los nombres de las letras, su conocimiento del fonema (capacidad de oír, distinguir y combinar los sonidos individuales), su capacidad para coincidir un sonido para imprimir y sus otras habilidades en el uso del principio alfabético son débiles.
Estas habilidades fonológicas débiles, a su vez, significa que es difícil para estos niños  identificar (decodificar palabras desconocidas), y sus esfuerzos para hacerlo producen muchos errores. Naturalmente, a estos niños les resultan difícil,  incluso desagradable, leer de forma independiente.

                      

La lectura tiene consecuencias cognitivas, que se extienden más allá de la tarea inmediata de darle significado a un párrafo particular. Además, estas consecuencias tienen una naturaleza recíproca y exponencial. Al acumularse en el tiempo tienen profundas repercusiones en el desarrollo de una amplia gama de capacidades cognitivas.  

La inquietud acerca de los efectos recíprocos entre la capacidad de leer y el rendimiento académico, se ha señalado mediante el llamado “efecto Mateo”.

La expresión “efecto Mateo” se toma del pasaje bíblico - “Porque al que tiene se le dará y tendrá en abundancia; pero al que no tiene incluso lo que tiene se le quitará”. El efecto Mateo es la denominación sociológica de un fenómeno de acumulación de bienes, riqueza o fama, simplificado por la frase “el rico se hace más rico y el pobre se hace más pobre”.

Al aplicar este concepto a la lectura vemos que los lectores deficientes, que tienen una mayor dificultad para descifrar el código alfabético, muestran menor predisposición a la lectura que sus pares más hábiles (Allington, 1984; Biemiller, 1977-1978). La combinación de destrezas deficientes de decodificación, falta de práctica y materiales de lectura difíciles, da lugar a experiencias de lectura poco gratificantes a temprana edad, lo que conduce a un menor compromiso con las actividades relacionadas con la lectura.

Dada la frecuencia de este problema, ya sea en alguna modalidad, el pediatra tiene que estar atento a los signos de presentación, e interrogar a los padres por el habla/lenguaje, o desempeño académico del niño, derivando a un especialista para su diagnostico, y no retrasarlo, o no valorizar signos tempranos de presentación, con graves repercusiones para el niño.