Dr. Juan Carlos Iannicelli
banner
126 visitas Publicada: 04/19/20

AEROSOLES – GOTITAS (DROPLETS) - VIRUS Y TRANSMISIÓN

virus Y TRANSMISIÓN AEREA

Demostración de estornudo

GENERALIDADES

Las infecciones respiratorias pueden transmitirse a través de gotitas de diferentes tamaños: cuando las partículas de gotitas tienen > 5-10μm (micras) de diámetro, se denominan gotitas respiratorias, y cuando tienen < 5μm de diámetro, se denominan núcleos de gotas.

Según la evidencia actual, el virus COVID-19 se transmite principalmente entre personas a través de gotitas respiratorias y otras vías de contacto.  

La transmisión de gotitas ocurre cuando una persona está en vecindad cercana (~ 1 m), con alguien que tiene síntomas respiratorios (por ejemplo, tos o estornudos) y, por lo tanto, corre el riesgo de tener sus mucosas (boca y nariz) o conjuntiva (ojos) expuesto a gotitas respiratorias potencialmente infecciosas.

La transmisión también puede ocurrir a través de fómites (cualquier objeto inanimado que, cuando está contaminado o expuesto a agentes infecciosos, puede transferir la enfermedad a un nuevo huésped) .en el entorno inmediato alrededor de la persona infectada. Por lo tanto, la transmisión del virus COVID-19 puede ocurrir por contacto directo con personas infectadas y contacto indirecto con superficies en el entorno inmediato o con objetos utilizados en la persona infectada. (ej., estetoscopio o termómetro).

La transmisión por aire, es diferente de la transmisión de gotas, ya que se refiere a la presencia de microorganismos dentro de los núcleos de gotas, que generalmente se consideran partículas de < 5μm de diámetro, pueden permanecer en el aire durante largos períodos de tiempo y transmitirse a otros a distancias superiores a 1 metro.

Estos elementos a menudo se dividen en pequeñas gotas y grandes gotas. Las grandes gotas caen al suelo antes de evaporarse, causando contaminación local. La transmisión de la enfermedad a través de estas gotas grandes es a lo que a menudo nos referimos como “propagación de gotas/contacto”, donde la transmisión de la enfermedad ocurre cuando se  toca una superficie contaminada por estas gotas, o queda atrapado dentro de la zona de pulverización cuando el paciente tose.

Los aerosoles son tan pequeños que las fuerzas flotantes superan la gravedad, lo que nos permite decir que están suspendidos en el aire durante largos períodos, o que se evaporan antes de tocar el piso, dejando que las partículas sólidas ('núcleos de gotas') floten distancias muy largas, lo que hace que a menudo se refiera como transmisión “por aire”. 

Lavarse las manos y mantener la distancia social son las principales medidas recomendadas por la OMS para evitar contraer COVID-19. Desafortunadamente, estas medidas no previenen la infección por inhalación de pequeñas gotas exhaladas por una persona infectada, que puede recorrer distancias de metros, o decenas de metros en el aire y transportar su contenido viral.

MECANISMO DE TRANSMISIÓN

El acto de hablar genera gotas de líquido oral que varían ampliamente en tamaño, y estas gotas pueden albergar partículas de virus infecciosos. Mientras que las gotas grandes caen rápidamente al suelo, las gotas pequeñas pueden deshidratarse y permanecer como 'núcleos de gotas'en el aire, donde se comportan como un aerosol y, por lo tanto, esparcen la distribución espacial de las partículas infecciosas emitidas.

Los aerosoles y las gotas generadas durante el habla han estado implicados en la transmisión de virus de persona a persona.   

Por lo tanto, los aerosoles de personas infectadas pueden representar una amenaza de inhalación incluso a distancias considerables y en espacios cerrados, especialmente si hay poca ventilación. Y existe un interés actual en comprender los mecanismos responsables de la propagación de Covid-19 por estos medios.

Se observó, que cuando la persona dijo 'estar sana', se generaron numerosas gotas que van desde 20 hasta 500 μm. La repetición de la misma frase tres veces (figura), con breves pausas entre las frases, produjo un patrón similar de partículas generadas, con números máximos de tamaño de la gota como 347 de intensidad, con el discurso más alto, y tan bajos como 227 de intensidad cuando el volumen disminuyó ligeramente durante tres ensayos

En otro estudio, el tamaño de las gotas emitidas durante el habla fue más pequeño que las emitidas al toser o estornudar. Sin embargo se ha demostrado que el número de gotas producidas al hablar es similar al número producido por la tos.  La velocidad promedio del chorro de aire de expiración fue de 11.7 m/s al toser y 3.1 m/s al hablar.

Las partículas grandes permanecen en el aire solo brevemente antes de asentarse debido a la gravedad; estas partículas pueden representar una amenaza de infección si son inhaladas por personas cercanas, así como un peligro de contacto si se trasladan a los conductos nasales u orales de otra persona. De esta manera, las personas infectadas con el coronavirus pueden contribuir a la propagación de la infección.

Respirar y hablar también produce partículas más pequeñas y mucho más numerosas, conocidas como partículas de aerosol. Ciertas personas llamadas 'súper dispersores' producen muchas más partículas de aerosol que otras personas. Los diámetros de estas partículas están en el rango de micras. Estas partículas son demasiado pequeñas para asentarse debido a la gravedad, pero son transportadas por las corrientes de aire y dispersadas por la difusión y la turbulencia del aire.

Las gotas inhaladas y las partículas de aerosol tienen diferentes sitios de depósito en el receptor. Las gotitas inhaladas se depositan en las regiones superiores del tracto respiratorio, de donde se pueden extraer en las secreciones nasales o ser transportadas hacia arriba por el transporte mucociliar, para ser expulsadas o tragadas.

En contraste, las partículas en aerosol  inhaladas pueden penetrar en las profundidades de los pulmones, donde pueden depositarse en los alvéolos.

Un estudio reciente, mostró que los aerosoles producidos experimentalmente que contenían viriones SARS-CoV-2 permanecieron infecciosos en los ensayos de cultivo de tejidos, con solo una ligera reducción en la inefectividad, durante un período de observación de 3 horas.

Consecuentemente, los aerosoles de personas infectadas pueden representar una amenaza de inhalación incluso a distancias considerables y en espacios cerrados, especialmente si hay poca ventilación.

La posible contribución de los aerosoles infecciosos a la pandemia actual sugiere la conveniencia de usar una máscara adecuada siempre que se piense que las personas infectadas pueden estar cerca, y de proporcionar una ventilación adecuada de los espacios cerrados donde se sabe que tales personas han estado o pueden haber estado recientemente.

Se deben tomar todas las precauciones posibles contra la transmisión aérea en escenarios interiores. Las precauciones incluyen una mayor tasa de ventilación, usar ventilación natural, evitar la recirculación de aire, evitar permanecer en el flujo de aire directo de otra persona y minimizar la cantidad de personas que comparten el mismo ambiente.