Dr. Juan Carlos Iannicelli
banner
403 visitas Publicada: 06/24/15

NOMOGRAMAS DE PERDIDA DE PESO TEMPRANO EN LOS RN ALIMENTADOS CON LECHE MATERNA

COMO PIERDEN PESO LOS RN EN LAS PRIMERAS HORAS.

Introducción:

La pérdida de peso neonatal inmediata, es universalmente reconocida, pero aún poco entendida. Existe un limitado consenso profesional en la definición, tanto de la pérdida promedio de peso normal, y el límite inferior de pérdida de peso segura.
De hecho, la deshidratación y la hiperbilirrubinemia, así como sus graves consecuencias (deshidratación hipernatrémica y kernicterus) son más comunes en los bebés alimentados con leche materna, posiblemente como resultado de la lactancia materna inadecuada.
En un reciente estudio, se evaluaron más de 1000 RN, en los cuales se exploraron durante su estadía hospitalaria, las siguientes variables: pérdida de peso, tipo de alimentación, estación del año, tipo de parto, peso al nacer, ictericia, duración de la internación, hipernatremia (> 150 mEq/L), e hipoglucemia (< 45mg/dL)
La glucosa en sangre se midió en 268 niños. La hipoglucemia no se relacionó con la pérdida de peso, ya que se produjo antes de la pérdida de peso; fue detectada en 40 niños (4% de la población) en las primeras 24 horas de vida: 38 niños tenían hipoglucemia moderada (25-45 mg / dL), y  2  (0,2% de la población) tenían hipoglucemia severa. Treinta de 40 (75%) lactantes hipoglucémicos tenía una pérdida de peso <8%, 9 tuvieron una pérdida de peso de 8% a 10% (22,5%), y 1 tenía una pérdida de peso > 10% (2,5%).

La mayoría de los recién nacidos son amamantados exclusivamente durante la hospitalización del nacimiento, y la pérdida de peso es casi universal para estos recién nacidos.
La cantidad de peso perdido varía sustancialmente entre los recién nacidos, los valores más altos de pérdida de peso aumentan el riesgo de morbilidad.
Hasta ahora, no existía un nomograma de pérdida de peso del recién nacido hora a hora, para ayudar en la identificación temprana de los que pueden tener mayor riesgo de resultados adversos.
Se siguieron 161.471 RN de 36 semanas de edad gestacional, entre 2009-2013, los datos evaluaban tipo de parto, raza, tipo de alimentación y los pesos electrónicos. Con ellos se confeccionaron nomogramas en función del tiempo post-parto, y se crearon los percentiles de pérdida de peso, en función del tiempo, entre los RN exclusivamente amamantados. Se excluyeron los no amamantados. Se seleccionaron 108.907 RN que cumplían con los criterios de inclusión, con 83.433 nacidos por parto vaginal y 25.474 por cesárea.

La pérdida de peso se mostro diferente dependiendo del tipo de parto, desde las 6 horas después de nacidos, y persistió. El 5% de los nacidos por parto vaginal y el 10% de los nacidos por cesárea, perdieron el 10% de su peso al nacer, luego de 48 horas del parto.
A las 72hs el > 25% de los nacidos por cesárea había perdido el 10% de su peso al nacer.
Con nomogramas que muestran por separado los recién nacidos por vía vaginal y por cesárea, es evidente que la pérdida de peso diferencial por parto, se materializó temprano y persistió en el tiempo. Los factores que contribuyen a la dificultad para la lactancia han sido bien documentados entre los sometidos a cesárea.   

Además, la administración de grandes volúmenes de líquidos por vía intravenosa antes de la cesárea, puede ser un factor de riesgo independiente para la pérdida de peso del recién nacido. La pérdida de peso excesiva de 10%, se ha asociado con un mayor riesgo tanto de la hiperbilirrubinemia y deshidratación hipernatrémica, y fue común en ambos grupos.

CONCLUSIONES:

La disponibilidad de datos detallados sobre el peso y la alimentación, para una cohorte grande, permite este estudio para presentar la primera representación gráfica de la pérdida de peso por hora para los recién nacidos alimentados con leche materna exclusivamente a partir de una población grande y diversa.
Estos nomogramas de pérdida de peso en recién nacidos, muestran percentiles para la pérdida de peso según la modalidad de parto, para los que reciben lactancia materna exclusiva.
Los nomogramas  pueden ser útiles para identificación de los recién nacidos con una mayor pérdida de peso, los que se asocian con una mayor morbilidad relacionada a esa perdida.