Dr. Juan Carlos Iannicelli
banner
142 visitas Publicada: 01/22/13

INFECCIONES RESPIRATORIAS Y MASCOTAS

Los niños en contacto con perros y gatos tienen menos infecciones respiratorias.

Exposición a antigenos tempranamente y programación del sistema inmune.

Los síntomas respiratorios infecciosos son comunes durante el primer año de vida. La asistencia a guardería, hermanos mayores, y la falta de lactancia materna han sido consideradas como posibles factores que influyen en  infecciones  tempranas  del tracto respiratorio.
Los niños que tienen contactos 'tempranos' con perros 
parecen tener menos síntomas de infecciones respiratorias  y de otras  enfermedades, especialmente otitis, durante el primer año de vida.

En el siguiente estudio - Pediatrics 2012; 130:1–10 - , se obsevó que los niños que viven en casas en las cuales, los perros están sólo una parte de el día dentro (definido como, < 6 horas o temporalmente) tenía el riesgo más bajo de síntomas infecciosos e infecciones de vías respiratorias. Una explicación posible de este descubrimiento interesante podría consistir en que la cantidad de “suciedad”  traída dentro de la casa por perros podría ser más alta en estas familias, porque ellos pasaban más tiempo al aire libre. En otras palabras, los perros que están más tiempo dentro del hogar, traen menos antigenos ambientales, para interactuar con el sistema inmune del niño.

¿Qué produce este efecto protector? No está totalmente claro, pero los investigadores postulan que la exposición a mascotas y otros antígenos ambientales, durante la infancia temprana induce una rápida maduración del sistema inmunitario del niño, y podrían ayudar a su programación.
La diversidad bacteriana en esas condiciones de vida, afectan posiblemente la maduración del sistema inmunológico del niño y esto influye en el riesgo de infecciones de las vías respiratorias.

La evidencia sugiere que los contactos con animales, especialmente durante la infancia temprana, podrían ser cruciales en el desarrollo de inmunidad a lo largo de una ruta no alérgica, y podría garantizar una respuesta eficaz a las infecciones respiratorias virales en los primeros años de vida.
Los autores proponen, que los contactos con animales podrían ayudar a madurar el sistema inmunológico,
dando lugar a mejor respuesta inmune y una menor duración de las infecciones. Ofrecen evidencia preliminar de que, tener un perro en el hogar, puede ser protector contra infecciones de las vías respiratorias durante el primer año de vida.

Según los autores, es el primer estudio prospectivo en el que se compararon, la presencia de síntomas y enfermedades respiratorias, con cuantas veces semanales tenían contacto con mascotas, evaluados diariamente, durante la primera infancia.  Los resultados sugieren que los contactos con perros, protege a los niños de infecciones de las vías respiratorias durante el primer año de vida

Otros autores también mencionan la asociación entre mascotas  
y programación del sistema inmune.


'Los antecedentes de, padres con una enfermedad atópica, la lactancia materna, tabaquismo de los padresla asistencia a guarderías, mascotas con pelo y numero de hermanos fueron estudiados, así como la prevalencia global de infecciones respiratorias agudas y la OMA'.

Los microbios, entre otras exposiciones ambientales, desempeñan un papel importante en la programación del desarrollo del sistema inmune.
Aunque  esta revisión se centró en la microbiota del tracto gastrointestinal, el desarrollo postnatal inmune, también puede verse afectado por la exposición a microbios no entéricos, productos microbianos, y antígenos no microbianos, en la interfaz con otros múltiples compartimentos inmunes 

                 

                  

Las madres con gatos o perros en su casa durante el embarazo dan a luz niños con menos niveles de IgE en sangre de cordónen comparación con las madres que no viven con estos animales, apoyando la hipótesis de que la exposición a mascotas influye en el desarrollo inmunológico de una manera que es protector de atopía y es operante incluso antes del nacimiento.