Dr. Juan Carlos Iannicelli
banner
54 visitas Publicada: 04/27/18

ANDADORES

PORQUE NO USARLOS.

Un andador, también conocido como tacatá o tacataca,  es un medio de transporte que se utiliza para enseñar a los niños a caminar. Los andadores son estructuras rígidas, dentro de las cuales se introduce el bebé. Los padres colocan a los niños en andadores a partir de los 5-8 meses por diversos motivos: mantener a los niños ocupados, comenzar a andar, o fortalecer sus piernas.
¿Un andador ayuda a un niño a aprender a caminar? ¿O solo lo mantiene de forma segura mientras su cuidador está ocupado con otra cosa? 

Algunos, como el andador del siglo XIV en un bordado de la iglesia, están claramente destinados a la práctica de caminar. Otros, como la cesta francesa, en una pintura del siglo XIX “Taburetes de Pie”, parecen ser más para la conveniencia de los adultos.  


En el siglo XVII fueron tomados como un símbolo de dominio de una habilidad a través del ejercicio constante. Y la idea de alentar a un niño a ser recto, tanto física como moralmente, fue adoptada por varios.
Los andadores han sido una fuente de considerable controversia. Algunas personas sugieren un beneficio del desarrollo en su uso, mientras que otras se centran en el daño potencial que se deriva de los accidentes e incluso sugieren un retraso en el desarrollo. 
Los trabajos consultados en su gran mayoría se refieren a la inseguridad y riesgo de lesiones por el andador, algunos pocos se refieren a su relación con el desarrollo psicomotor, y su influencia sobre el inicio de la deambulación, otros muestran las consecuencias posteriores a su uso sobre el desarrollo motor.
Los estudios de cohortes sugieren que el uso de andadores retrasó la aparición de la marcha en niños pequeños y un análisis conjunto sugirió un retraso de entre 11 y 26 días. 
Aunque la calidad de los estudios fue relativamente pobre, estos estudios no respaldan el argumento de que los andadores ayudan al desarrollo de la marcha. La importancia de un retraso de esta magnitud no está clara.  

EVIDENCIA.

ANDADORES: ALIADO O ENEMIGO

La Academia Americana de Pediatría recomienda prohibir su fabricación y venta. En lugares donde aún no están prohibidos los andadores, los profesionales de la salud necesitarán confiar en la educación e información de los padres para reducir su uso. Para hacer esto necesitan conocimiento sobre los andadores, y la fe de que dicha educación será efectiva.  

EFECTOS POSITIVOS DEL USO DEL ANDADOR PREVIO A LA MARCHA.      

Un estudio sugiere que la experiencia del andador antes del comienzo de gateo puede facilitar el  conocimiento del diseño espacial, y una comprensión asociada de la permanencia de objetos en esa disposición.  

HIPÓTESIS DE ENRIQUECIMIENTO MOTOR VISUAL

Muchos padres usan andadores para bebés para proporcionar movilidad y ejercicio a los bebés pro-locomotores. Desde un punto de vista, se puede pensar de la experiencia del andador en términos de enriquecimiento ambiental: el asiento soporta su peso en posición vertical para que los bebés pequeños puedan lograr la locomoción por sí mismos en el andador, antes de que puedan gatear o incluso sentarse por sí mismos. Los informes de que la experiencia del andador facilita el respeto por otros niveles de altura y las habilidades de búsqueda espacial en los niños no caminantes, de otro modo apoyan esta hipótesis de enriquecimiento motor visual. 

Por el contrario, la experiencia con el andador puede conceptualizarse en términos de deprivación temprana por dos razones: 1- La locomoción asistida por andador restringe la exploración. Aunque los bebés usan sus andadores para moverse hacia los objetos de su interés, la bandeja grande y la amplia base del armazón les impiden tocar y manipular los mismos objetos, que motivaron su movimiento en primer lugar. 2- la deprivación visual motora, que se verá más adelante. 

LESIONES:  

Cerca de 2000 niños mueren por día en todo el mundo, como resultado de lesiones prevenibles, entre las que se cuentan las producidas por andadores.

Durante décadas, los andadores han sido identificados como potencialmente peligrosos para los niños, Sabir  (2008) y sus colegas prueban, que los andadores de bebés son potencialmente mortales para nuestros hijos.

Los andadores son usados por aproximadamente el 50% de los lactantes entre 3 y 12 meses, en Inglaterra. Los padres informan que entre el 8% y el 12.5% de los niños que usan andadores sufren una lesión en su andador, y cada año en el Reino Unido más de 3000 niños asisten a los departamentos de emergencias luego de una lesión en un andador. Datos de EE. UU. sugiere que el 29% de las asistencias por accidentes causado en un andador, resultan de lesiones graves. Se producen lesiones en la cabeza, laceraciones, quemaduras y escoriación, que se originan con mayor frecuencia por caídas de escalera, vuelcos y quemaduras.

¿PORQUE SE USA EL ANDADOR?: Las razones para su uso incluyen, el disfrute del niño, ayudar a los niños a caminar más rápido, brindar descansos del cuidado infantil y mantener a los niños a salvo.

Debido a la opinión, que los andadores permiten la locomoción precoz en niños muy pequeños,   la experiencia del andador podría definirse en términos de beneficio temprano. Sin embargo, estos dispositivos, impiden el acceso visual a las extremidades inferiores por su diseño. Por lo tanto, la experiencia del andador puede precisarse  en términos de deprivación temprana, que recuerda a la creada en una serie clásica de experimentos con animales, sobre el papel crítico de la retroalimentación visual en el desarrollo de sistemas motores. Este estudio analizó el desarrollo motor y mental en 109 bebés humanos, con y sin experiencia en andador, entre las edades de 6 y 15 meses. Los bebés  que usaron andadores, se sentaron, gatearon y caminaron más tarde que los controles sin andador, y obtuvieron calificaciones más bajas en las escalas Bayley de desarrollo mental y motor. 

Se evaluaron los efectos específicos del tipo de andador, la frecuencia y el tiempo de exposición al andador. Teniendo en cuenta los datos sobre riesgo de lesiones, junto con los datos de desarrollo, los autores concluyen que los conflictos con el uso del andador superan los beneficios.

Un estudio realizado en Irlanda, en 31 guarderías, proporciona evidencia adicional de que los andadores están asociados con una demora en el logro de las pautas normales del desarrollo locomotor. Paralelamente los andadores aumentan el riesgo de lesiones en la infancia. Los autores concluyen en que se debe desalentar el uso de andadores. 

HIPÓTESIS DE LA DEPRIVACIÓN VISUAL MOTORA 

Para explicar las alteraciones del desarrollo, relacionadas al uso del andador, se piensa que la experiencia de ver los movimientos iniciados por las propias extremidades, es necesario para el desarrollo sensoriomotor normal, experiencias en gatitos y monos, lo confirman. 

Por ejemplo, los gatitos que fueron criados usando collares anchos y opacos que permitían el movimiento libre de sus patas, pero que impedían ver el movimiento de las extremidades, demostraron marcados déficits en el comportamiento motor visualmente guiado, cuando se quitaron los collares. No pudieron golpear con precisión una bola colgante, o una cuerda, y no pudieron acomodar sus extremidades en la posición de un objetivo visual estacionario.  

 

Estudios de desarrollo con bebés humanos sugieren que la retroalimentación visual* sobre la posición corporal y el movimiento de las extremidades, es necesaria para la adquisición oportuna de un logro intencional (la marcha) y para la adquisición de posturas estáticas (sentado y de pie) y dinámicas (gatear y caminar). 

*Retroalimentación Visual directa es un método donde la atención del sujeto está enfocada a una señal visual externa relacionada a un movimiento particular, realizando por el mismo, que permite el progreso adecuado de ese movimiento. Cuando se anula la retroalimentación visual, se produce una pérdida de precisión de los movimientos. 

Para disminuir la probabilidad de accidentes por vuelcos y sofocación de los bebés que se incrustan en el asiento, los fabricantes equipan la mayoría de los andadores actuales con una amplia bandeja de plástico opaco, y las aberturas para las piernas son relativamente pequeñas lo que también ocluyen la vista de los miembros inferiores. 

El desacoplamiento visual motor para bebés en un andador puede considerarse análogo a la deprivación visual de gatitos con collares opacos, en los experimentos con animales: en ambos casos el sujeto es privado artificialmente de la oportunidad de recibir retroalimentación visual, de los movimientos de sus extremidades.  

Además, una vez que se logra la locomoción independiente (mediante el gateo), el uso continuado del andador ya no proporciona el enriquecimiento del movimiento, pero todavía implica el mismo tipo de desacoplamiento visual-motor, con el que se manipuló a los animales.

USO Y PROHIBICIÓN DE ANDADORES

A pesar de que Canadá prohibió andadores de bebés en 2004, un estudio de 2006 encontró que el 21% de los hogares canadienses con niños menores de 1 año todavía tenían un andador de bebés.

Algunos padres creen que el uso del andador puede facilitar los primeros pasos de sus hijos. Muchas investigaciones han demostrado que puede suceder exactamente lo contrario: el andador puede realmente retardar el aprendizaje del equilibrio y de la coordinación de los movimientos.

Aunque no se venden nuevos andadores para bebés en Canadá, desde 2004, las lesiones asociadas con su uso continúan. 

Una agresiva campaña de educación pública que desalienta el uso de andadores infantiles, y una campaña de recuerdo impulsada por incentivos para recuperar a los andadores circulantes se consideran estrategias preventivas complementarias. Se debería considerar un enfoque similar en otros países que deciden regular a los caminantes que caminan.

Los andadores no ayudan a caminar, pero representan riesgos a los bebes como resultado de lesiones. La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda prohibir su fabricación y venta. Hasta la actualidad los andadores están prohibidos en Inglaterra,  Los profesionales de la salud tendrán que confiar en la educación de los padres para reducir su uso. 

Para ello necesitan información sobre los andadores, la creencia de que esa educación será efectiva, y que ellos son personas apropiadas para llevar a cabo esta educación.