Dr. Juan Carlos Iannicelli
banner
165 visitas Publicada: 01/23/13

EFECTOS DE LA MIEL EN LA TOS NOCTURNA.

¿La miel calma la tos nocturna, en los resfríos?

Efecto de la miel en la tos nocturna y la calidad del sueño: un estudio doble ciego, aleatorizado, controlado con placebo.

La miel como un supresor de la tos.

El uso de medicamentos de venta libre para la tos y el resfriado, es desalentado por las sociedades profesionales y la FDA (organismo que se encarga del control de medicamentos y alimentos en EE UU)   Los remedios caseros, como la miel, son de bajo costo y podría ser una alternativa segura para el tratamiento de la tos.

El objetivo de este estudio fue comparar los efectos de una dosis única nocturna de, 1 de 3 productos de miel diferentes, con placebo, sobre la tos y los síntomas de sueño durante la noche para los niños con infecciones de las vías respiratorias.

Los niños del estudio tenían entre 1-5 años de edad y cursaban una infección no complicada del tracto respiratorio superior.

Los niños con asma, neumonía, sinusitis, o rinitis alérgica  se excluyeron del estudio.

Los resultados se midieron con cuestionarios pre y post intervención, que evaluaron la tos del niño y el grado de dificultad para dormir la noche antes y la noche de la intervención. Los niños fueron incluidos si la tos y la dificulatad para dormir eran de intensidad significativa, en la evaluación previa a la intervención.

Los 3 tratamientos diferentes con miel incluyen, miel de eucalipto, miel labiadas*, y  miel de cítricos. El compuesto  placebo fue hecho de dátiles y también era marrón y dulce. En la noche de la intervención, los padres dieron 10 g del compuesto indicado para su grupo de estudio, 30 minutos antes de que los niños se fueran a dormir.
* MIEL DE LABIADA: Elaborada de las flores labiadas, principalmente tomillo, romero y espliego. De color ámbar tirando a ocre. Reune las propiedades de todas ellas. De sabor suave y aroma floral extraordinariamente intenso y muy persistente.  

Al día siguiente, los investigadores, se contactaron con la familia, teléfonicamente, para completar el cuestionario, después de la intervención. A los padres se les preguntó lo siguiente:

  1. La frecuencia de la tos nocturna de la noche anterior;
  2. Gravedad de la tos.
  3. Cuan molesta  era la tos.  
  4. El grado en que la tos afecta el sueño del niño, y
  5. El grado en que la tos afecta el sueño de los padres.

El resultado primario fue el cambio en la frecuencia de la tos nocturna, antes de la intervención, vs. a la evaluación post-intervención. 

En el estudio participaron 300 niños con infecciones respiratorias superiores. La edad media de los niños fue de 29 meses. En la evaluación de las respuestas, no se encontraron diferencias entre los 3 extractos de miel. Cada uno de los extractos de miel mejoró los síntomas en comparación con el placebo.

Cohen y sus colegas concluyeron que la miel al acostarse fue más eficaz que el placebo para reducir la frecuencia y severidad de la tos nocturna. Ellos sugieren que la miel puede ser utilizada como un supresor seguro de la  tos, y eficaz para niños de > 1 año de edad.

                                     ………………………………..

La miel tiene muchos beneficios medicinales potenciales , incluyendo la actividad antioxidante. Los investigadores muestran que las puntuaciones post-intervención fueron más bajos para todos los grupos, lo que sugiere un beneficio potencial, al saber que estaban recibiendo un “remedio para la tos”. Sin embargo, la mejoría   fue  un 20% mayor para los extractos de miel,  en comparación con el  placebo

La Academia Americana de Pediatría (AAP) no recomienda la miel para los pacientes menores de 1 año de edad, debido al riesgo potencial para el botulismo del lactante. Pero si para los mayores de 1 año.

La AAP ha elaborado un folleto que se puede compartir con las familias, y da varios detalles de alternativas seguras para aliviar los síntomas del resfriado en los niños, incluida la miel. Al considerar el costo relativamente bajo de la miel (frente a medicamentos de venta libre,  para la tos y el resfriado) y ante los potenciales efectos adversos, de los agentes vasoactivos de estos medicamentos, la miel que parece ser una opción atractiva.

'Para niños mayores de 1 año: use miel,  ½  a 1 cuchara de te (2 a 5 ml) como sea necesario. Diluye las secreciones y alivia  la tos. Si la miel, no esta disponible use jarabe de maíz. Recientes investigaciones han mostrado que la miel, es mejor que los jarabes para la tos que se venden en las farmacias, para reducir la frecuencia y severidad de la tos nocturna.”

Desde que una infección respiratoria alta (resfrío) es una condición autolimitada, la tos puede haber mejorado, sin la intervención el día 2 del estudio. También, puesto que sólo un día de tratamiento fue evaluado, es difícil evaluar el impacto real entre la miel y el placebo, especialmente desde ambos dirigidos a un cierto grado de respuesta clínica. Dicho esto, tiene valor proporcionar opciones benignas, a los padres de los niños sintomáticos. Los medicamentos  de venta libre, tienen efectos secundarios y, si son dosificados incorrectamente (como sucede a menudo), las consecuencias son muy peligrosas. Este estudio ofrece una alternativa razonable y segura, a las familias que luchan con la tos nocturna y la privación del sueño secundaria. Esto es para niños de un año de edad en adelante. La miel no se recomienda para niños menores de un año de edad.                       

 ………………………………………

Poco se sabe acerca de los componentes individuales de la miel que son responsables de su actividad antioxidante. El siguiente estudio se llevó a cabo para caracterizar los compuestos fenólicos y otros antioxidantes presentes en las mieles de siete fuentes florales. Muchos de los flavinoides y ácidos fenólicos identificados han sido previamente descritos como potentes antioxidantes.

 .....................................................

En el trabajo mencionado abajo, se comparó entre,  miel, dextrometorfano, y ningún tipo de tratamiento, los padres calificaron a la miel como el más favorable, para el alivio sintomático de la tos nocturna y la dificultad para dormir de sus hijos, debido a una infección del tracto respiratorio superior. La miel puede ser preferible como un tratamiento para la tos, y la dificultad para dormir asociada en la infancia con  una infección del tracto respiratorio superior.