Dr. Juan Carlos Iannicelli
banner
164 visitas Publicada: 06/02/13

COLECHO Y MUERTE SÚBITA

¿EXISTE RIESGO DE MUERTE SÚBITA, CUANDO LOS BEBES COMPARTEN LA CAMA DE LOS PADRES PARA DORMIR? (AUNQUE LOS PADRES NO FUMEN NI CONSUMAN DROGAS).

INTRODUCCIÓN:

El síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), que se caracteriza
por la muerte repentina de un bebé aparentemente sano durante un período de sueño, ha sido considerado como uno de los trastornos más misteriosos de la medicina.
Sin embargo, en los últimos años, los SMSL,  se ha desmitificado sustancialmente gracias a mayores avances en nuestra comprensión de su relación con el sueño y la homeostasis, los factores de riesgos ambientales, genéticos y las anormalidades bioquímicas y moleculares.

El avance más importante ha sido el descubrimiento de que la posición prona durante el sueño, triplica el riesgo de muerte súbita. Esta información, llevó en la década de 1990, a las campañas nacionales e internacionales que recomendaron, la posición supina para dormir  para todos los niños sanos. Desde entonces, se ha estimado que las tasas de SMSL han disminuido en más del 50% y miles de vidas infantiles se han salvado.

Sin embargo, el SMSL sigue siendo la principal causa de mortalidad post-neonatal infantil en los Estados Unidos y es la tercera causa de mortalidad infantil en general.

A pesar de la marcada reducción en el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL) siguiendo el consejo de colocar a los bebés a dormir boca arriba (decúbito supino), el SMSL sigue siendo la principal causa de muerte infantil en el período post-neonatal (28 días hasta el primer año de edad) en los países de altos ingresos. Por ejemplo, en los EE.UU, 2.353 bebés murieron de SMSL, en 2008, aproximadamente 0.6/1000 nacidos vivos.

FACTORES DE RIESGO DE SMSL:

El riesgo de SMSL  con la posición prona para dormir está bien establecido  y se ha eliminado en gran medida por lo que no se discute más.

Un meta-análisis de 10 estudios que examinaron el posicionamiento de lado (acostado sobre un lateral) durante el sueño mostró una tasa mayor de SMSL, que en los niños que dormían en posición “boca arriba”.


Los niños colocados en posición supina (boca arriba) para dormir, están en menor riesgo de muerte súbita, lo que apoya la recomendación de que esta es la posición recomendada para dormir de los bebés sanos; lo que significa que si el lactante tiene una condición que lo excluye de “bebe sano”, debe adoptar la posición que sea la más conveniente, para su situación.

La prevalencia de la posición para dormir de lado está disminuyendo pero en países como, Nueva Zelanda sigue siendo aproximadamente el 26,3%, quizás demasiado alta.

Hubo 52 estudios antes de las campañas  'Back to Sleep ' (dormir sobre la espalda), y estos mostraron un aumento del riesgo de muerte súbita con el tabaquismo materno, pero en ese tiempo los niños aún dormian boca abajo.
Desde la campaña 'Back to Sleep', ha habido al menos 17 estudios. Todos mostraron un aumento del riesgo. Sin embargo, es difícil separar el efecto del tabaquismo materno durante el embarazo, del tabaquismo de la madre después del nacimiento, como pocas madres cambian su comportamiento de fumar en un corto período de tiempo.

Se ha argumentado que la relación entre el tabaquismo materno durante el embarazo y el SMSL es causal. Desde un punto de vista biológico, es probable que el efecto predominante del tabaquismo materno,  sea  durante la exposición intrauterina del feto.

 

El colecho ha sido un tema de  controversia en la literatura, en relación de su asociación con el SMSL, se ha mencionado que comunidades (orientales) que tradicionalmente compartían la cama, los padres con sus hijos desde el nacimiento, no mostraban tasas aumentadas de SMSL.

Estos hechos alentaron a algunos autores a aceptar que, no había evidencia de que el colecho es peligroso para los niños de padres que no fuman.

Con el tiempo fueron apareciendo investigaciones, que mostraban datos sobre los cuales se sustento la evidencia en contra del colecho.

El riesgo de SMSL por compartir la cama es más alto en los niños más pequeños. Carpenter et al. demostró que incluso en los bebés cuyas madres no fumaron, existe un mayor riesgo de muerte súbita en los bebés de hasta 3 meses de edad.

¿EXISTE RIESGO DE MUERTE SÚBITA, CUANDO LOS BEBES COMPARTE LA CAMA DE LOS PADRES PARA DORMIR? AUNQUE LOS PADRES NO FUMEN NI CONSUMA  DROGAS.

En un reciente trabajo, que se realizo entre investigadores del Reino Unido, Alemania, Nueva Zelanda e Irlanda, se hizo un análisis a nivel individual de cinco grandes estudios de casos y controles, para contestar la pregunta sobre si el riesgo del Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL) se asocia con dormir en la cama con su bebé, si ninguno de los padres fuma y el bebé está siendo amamantado.

Compartir la cama: fue definido como dormir con un bebe en la cama de los padres,
Compartir la pieza: como un bebe que duerme en la misma habitación que los padres.

La frecuencia de compartir la cama durante el final del sueño, se comparó entre bebes quienes murieron de SMSL,  con niños controles que viven y no compartieron la cama.
Cinco grandes estudios fueron combinados en sus bases de datos.
Estudios recientes de casos y controles, indican que actualmente el 50% o más de los casos de Smsl, ocurren mientras comparten la cama.

En el Reino Unido, posiblemente debido a la presión ejercida pro-colecho, por los trabajos de Blair y sus colegas, de 1999, el porcentaje de casos de SMSL, compartiendo cama se duplicó y el porcentaje de  controles  compartiendo cama aumentó un  50%.
Blair, sostenía en su publicación (BMJ 1999*), que el colecho no implicaba riesgo aumentado de SMSL. El mismo Blair, 10 años después reconoce que el colecho es un “ambiente peligroso”. (BMJ 2009)

Consecuentemente, el análisis de estos datos sugiere que alrededor del 90% de los SMSL que compartieron la cama con sus padres, no debería haber ocurrido en ausencia del colecho.

CONCLUSIÓN:

Compartir la cama para dormir aunque, los padres no fumen ni tomen alcohol o drogas, aumenta el riesgo de SMSL.


Los riesgos asociados con compartir la cama son mucho mayores, cuando se combina con el tabaquismo de los padres, el consumo materno de alcohol y / o drogas.

Una reducción sustancial de las tasas de SMSL se podría lograr si los padres evitaran compartir la cama, con sus bebes.

Los mensajes diciendo que compartir el lecho es peligroso sólo si usted o su pareja son fumadores, han  consumido  alcohol o medicamentos que le da sueño, está muy cansado o si el bebé es prematuro o de bajo peso al nacer, no son efectivas, porque para los padres es dificil cumplir con estas indicaciones, entonces para disminuir las posibles muertes por colecho, se debe recomendar no compartir la cama.

Los datos actuales sugieren que los profesionales y la literatura deben tener una  posición muy clara con respecto a compartir el lecho, en especial para los bebés menores de 3 meses.