Dr. Juan Carlos Iannicelli
banner
88 visitas Publicada: 03/15/20

MIOPIA.

QUE CONSEJOS PEDIÁTRICOS PODEMOS DAR

LA MIOPIA ES UN TRASTORNO QUE SE PUEDE PREVENIR

La miopía es la afección oftálmica más común en el mundo, con un estimado de ~23% de la población mundial, o sea 1.770 millones de personas, afectadas. Se estima que un 2.7% adicional de personas, 163 millones, tiene alta miopía (el alargamiento del ojo provoca que la retina y otras estructuras oculares se adelgacen y como consecuencia se debiliten). Una estimación reciente sugiere que la discapacidad visual entre los niños en edad preescolar aumentará en un 26% para 2060, con un error de refracción no corregido que comprenderá el 69% de los casos.

Los miopes conllevan un mayor riesgo de causas importantes de morbilidad ocular, como desprendimiento de retina, glaucoma, degeneración macular miope, y cataratas.

 

La hipermetropía (miopía) es el trastorno visual más común entre los jóvenes. Un globo ocular excesivamente largo da como resultado que el punto focal caiga delante de la retina. En consecuencia, los objetos distantes parecen borrosos, mientras que los objetos cercanos aparecen nítidos. La miopía se trata con lentes cóncavas o lentes de contacto y en casos seleccionados se puede corregir quirúrgicamente.

 

La cirugía modifica los factores ópticos, pero no la longitud del globo ocular. La miopía generalmente comienza en la edad escolar primaria, y la progresión generalmente termina después de la pubertad. La progresión más allá de los 25 años es excepcional.

Causas de la miopía

Hace 50 años, se creía que la miopía era genética, con solo influencias ambientales menores. Sin embargo, los resultados de estudios experimentales, incluso en primates, respaldan la evidencia de factores ambientales en la epidemiología humana, esto implica que pueden ser modificables.

La mayoría de los niños nacen hipermetrópicos o miopes. Durante los primeros años, sus ojos se vuelven aproximadamente emetrópicos (normal), con poca variabilidad hasta los 6 años de edad. Durante los años escolares, la prevalencia de la miopía aumenta, de modo que para el final de los años universitarios, el 25% (Estados Unidos y Europa Occidental) al 75% (países industrializados de Asia) de los estudiantes son miopes.

Epidemiología

Factores ambientales

En un estudio realizado en familias esquimales, se concluyó que no existe un componente hereditario importante involucrado en el desarrollo de refracciones miopes entre los descendientes, mientras que existe un fuerte componente ambiental que opera para crear las correlaciones entre hermanos. Estas interpretaciones están respaldadas por el hecho de que prácticamente no hay miopía entre los abuelos o los padres, pero aproximadamente el 58% de los descendientes son miopes.

1-    1- “Trabajo cercano”

Los datos de una antigua encuesta, 1971-1972 Encuesta Nacional de examen de salud y nutrición, se usaron para estimar las tasas de prevalencia de miopía para personas en los Estados Unidos entre las edades de 12 - 54 años. Cuando las personas se clasificaron por el estado refractivo de su ojo derecho, el 25% eran miopes. Se encontraron tasas de prevalencia significativamente más bajas para los hombres que para las mujeres y para los negros que para los blancos. La prevalencia de miopía aumentó con el nivel socio economico familiar, y el nivel educativo. La importancia de los ingresos y el nivel educativo puede resultar de su asociación con el trabajo cercano (“near work”: Pasar tiempo en ver detalles de cerca – PC, lectura, juegos celular, tableta etc.), un factor que se ha implicado en la patogénesis de la miopía.

Los hallazgos de un estudio de niños australianos de 12 años, sugieren que la lectura continua, y la distancia de lectura cercana, están asociadas con la miopía, incluso después del ajuste por los efectos de la edad, el sexo, el origen étnico, el tipo de escuela, la miopía parental y el tiempo que pasan en ocupaciones al aire libre.

Inicialmente se suponía que el aumento de la acomodación asociado con el trabajo cercano, durante el proceso educativo participaba en el desarrollo de la miopía. Como explicación alternativa del vínculo entre educación y miopía, se ha propuesto que el desenfoque hipermetrópico inducido por el retraso acomodativo durante el trabajo cercano estimula el crecimiento ocular, ya que el desenfoque hipermetrópico impuesto, es un poderoso estímulo para el crecimiento ocular en modelos animales. El retraso acomodativo es más alto en niños miopes que en normales, pero la pregunta crítica es si se observa un mayor retraso acomodativo antes del inicio de la miopía en aquellos que posteriormente progresa a miopía.  

2- Tiempo en espacios abiertos

En 2015, se informó en Nature  (una de las revistas científicas del mundo más prestigiosas) que la  prevalencia de la miopía en las grandes ciudades del sudeste asiático había aumentado de aproximadamente el 20% (en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial), a un nivel actual de más del 80%. El este de Asia se ha visto afectado por un aumento sin precedentes de la miopía. Hace sesenta años, el 10-20% de la población china era miope. Hoy en día, hasta el 90% de los adolescentes y adultos jóvenes lo son. En Seúl, el 96,5% de los hombres de 19 años son miopes

Tales cambios no pueden explicarse solo por factores genéticos; más bien, deben ser interpretados simplemente como la notable habilidad del sistema visual para adaptarse a condiciones ambientales alteradas, específicamente un cambio en los hábitos visuales de distancias largas a cortas (trabajo cercano) y de espacios abiertos a espacios cerrados.

Se realizó un estudio para investigar las variaciones mensuales y estacionales en la progresión de la miopía en niños anotados en el Ensayo de evaluación de corrección de miopía, se encontró una progresión más lenta de la miopía en verano, que probablemente estuvo relacionada con que los niños pasan más tiempo al aire libre, y menos horas en la escuela. Pasar más tiempo al aire libre y menos tiempo en el interior haciendo “trabajo cercano”, puede retrasar el alargamiento axial y prevenir la miopía alta, lo que reduce el riesgo de desarrollar afecciones que amenazan la vista, como desprendimientos de retina y retinopatía miope.

Un estudio evalúo el impacto de las estrategias de protección solar, como la sombra de los árboles (5556–7876 lux), el gorro con visera (4112–8156 lux) y gafas de sol (1792–6800 lux), la evidencia mostró que pueden mantener altos niveles de iluminancia potencialmente protectora para la miopía al aire libre. Estos resultados respaldaron el potencial de intervenciones destinadas a aumentar la exposición diaria promedio a la luz para reducir la progresión de la miopía infantil, al tiempo que adoptan medidas de protección solar que reducen los niveles de UV para prevenir futuras cataratas. 

Una revisión sistemática seguida de un metanálisis, concluyó que el aumento del tiempo al aire libre es eficaz para prevenir la aparición de miopía y para retrasar el cambio miope en el error de refracción. Pero, paradójicamente, el tiempo al aire libre no fue efectivo para desacelerar la progresión en ojos que ya eran miopes.

Basado en estudios epidemiológicos, Ian Morgan, un experto en miopía de la Universidad Nacional de Australia en Canberra, estima que los niños deben pasar alrededor de tres horas por día bajo niveles de luz de al menos 10,000 lux para protegerse contra la miopía. Se trata del nivel experimentado por alguien debajo de un árbol sombreado, con gafas de sol, en un brillante día de sol. (Un día nublado puede proporcionar menos de 10,000 lux y una oficina o aula bien iluminada no suele ser más de 500 lux). Tres o más horas diarias al aire libre ya son la norma para los niños en Australia, donde solo alrededor de 30 % a los 17 años de edad son miopes.

Se encontró un efecto fuerte en una escuela en el sur de Taiwán, donde se pidió a los maestros que enviaran a los niños afuera durante los 80 minutos de su descanso diario en lugar de darles la opción de quedarse adentro. Después de un año, los médicos habían diagnosticado miopía en el 8% de los niños, en comparación con el 18% en una escuela vecina.

Se implementó un ensayo de, recreo fuera del aula en la escuela en un grupo de intervención comparado con un grupo control, en el que se alentó a los escolares a salir al aire libre hasta 11 horas semanales( La recolección de datos incluyó exámenes oculares, refracción ciclopléjica, mediciones de la longitud axial sin contacto, registradores de medidores de luz, registros diarios y cuestionarios. Este metanálisis demuestró un efecto protector de la mejora del tiempo al aire libre para el inicio, pero no la progresión de la miopía.

Varios estados, principalmente en Asia del este, elaboran recomendaciones, para aumentar el tiempo que los niños pasan en actividades al aire libre, como una medida de prevención para disminuir la miopía.

Al igual que con otros órganos, el crecimiento del ojo está regulado por mecanismos de control homeostáticos. A diferencia de otros órganos, el ojo se basa en la visión como un aporte principal para guiar el crecimiento. Pero lo que los científicos realmente necesitaban era un mecanismo: algo que explicara cómo la luz brillante podría prevenir la miopía. La hipótesis principal es que la luz estimula la liberación de dopamina en la retina, y este neurotransmisor a su vez bloquea el alargamiento del ojo durante el desarrollo. La mejor evidencia para la hipótesis de 'luz-dopamina' proviene, nuevamente, de los pollitos. En 2010, Ashby y Schaeffel demostraron que inyectar un fármaco inhibidor de la dopamina llamado espiperona en los ojos de los pollitos podría abolir el efecto protector de la luz brillante.

La dopamina retiniana se produce normalmente en un ciclo diurno, aumentando durante el día, y le dice al ojo que cambie de visión nocturna basada en bastones, a visión diurna basada en conos. Los investigadores ahora sospechan que bajo una iluminación tenue (generalmente en interiores), el ciclo se interrumpe, con consecuencias para el crecimiento de los ojos. 'Si nuestro sistema no obtiene un ritmo diurno lo suficientemente fuerte, las cosas se descontrolan.'  Un día nublado puede proporcionar menos de 10,000 lux, y una oficina o aula bien iluminada no suele superar los 500 lux.

RECOMENDACIONES:

En comparación con los niveles de iluminancia al aire libre, la iluminación interior (no al aire libre) experimentada por los humanos suele ser inferior a 1,000 lux y, a menudo, mucho menor, en el rango de 100 a 500 lux. Esto, es mucho menor que los niveles de luz experimentados al aire libre durante el día (130,000 lux, y mayores al sol directo en un día despejado, alrededor de 15,000 lux a la sombra)

Se deben proporcionar recomendaciones para pasar tiempo al aire libre para la prevención de la miopía con protección solar adecuada al participar en actividades al aire libre, incluida la protección bajo áreas sombreadas, usar un sombrero o gafas de sol, protector solar e hidratación adecuada.