Dr. Juan Carlos Iannicelli
banner
371 visitas Publicada: 02/21/18

LECHES DE CONTINUACIÓN – NIÑOS DE 1 A 3 AÑOS

No recomendadas por expertos en salud. Exponen falsas necesidades sobre la salud.

Las fórmulas para niños pequeños son bebidas en general a base de leche de vaca, destinadas a niños de 1 hasta 3

años de edad.

Se está llevando a cabo a nivel mundial, una transición en la alimentación de lactantes y niños pequeños con dietas basadas en formulas lácteas, y es esperable que siga aumentando. El aumento observado en las ventas de leches de transición, despierta una gran preocupación por la salud infantil y materna a nivel mundial, particularmente en Asia Oriental, y pone en tela de juicio la eficacia de los regímenes regulatorios actuales diseñados para proteger y promover las leches de transición óptimas. Los cambios observados no han sido detectados por los sistemas de monitoreo de leches de transición existentes.

Estos cambios alimentarios han llevado a una disminución del consumo de leche de vaca, a favor de las formulas comerciales, y se discute si esto esta bien o es una consecuencia de la presión que ejercen los fabricantes de las mismas, con argumentos falsos, y un impacto en la salud hasta ahora poco conocido.

La comercialización de fórmulas lácteas para lactantes/niños contribuye a amamantamiento subóptimo y afecta

negativamente a la salud infantil y materna. Sin embargo, se sabe poco sobre los cambios recientes en los mercados

de estas leches.

No existe una definición legal internacional ni criterios de composición para la fórmula para niños pequeños (~1-3 años). La composición de las fórmulas para niños pequeños actualmente disponibles en el mercado difiere significativamenteExiste evidencia limitada sobre los efectos de la fórmula para niños pequeños, sobre la salud en los niños.  

Cuando se examinó en los comercios donde se venden estas bebidas; los investigadores  observaron que las bebidas para niños pequeños tienen una variedad de nombres (por ejemplo, 'fórmula para niños pequeños', 'bebida para niños pequeños', 'leche para niños pequeños' o 'bebida láctea'), lo que podría ser confuso para los consumidores.

Al igual que con todas las categorías de fórmula infantil, el crecimiento de estas leches, ha sido impulsado por la creciente demanda de Asia, especialmente China (las ventas de fórmula de leche para niños pequeños en China se triplicaron en los últimos cinco años, con más del 40% de las ventas mundiales representada solo por China) pero también Indonesia, Vietnam y Tailandia.

El aumento de los ingresos significa que los padres pueden comprar fórmula láctea no solo para sus bebés, sino también para sus hijos pequeños, productos que eran inaccesibles para las generaciones anteriores.

Es probable que la regulación sea cada vez más estricta. El Parlamento Europeo ya ha prohibido el uso de

imágenes de bebés en el frente de los productos de fórmula, mientras que la Autoridad Europea de Seguridad

Alimentaria (EFSA) anunció recientemente que el uso de la fórmula de leche para niños pequeños no ofrece

ningún valor adicional para satisfacer los requisitos nutricionales de niños de 1-3 años.

Muchas fórmulas para niños pequeños se endulzan con azúcar o jarabe de maíz, y varios productos con sabores

añadidos, como chocolate y vainilla, se han lanzado y retirado posteriormente, lo que plantea dudas sobre lo

atractivos que son para los niños y el papel que pueden desempeñar en la obesidad infantil.

Las leches para niños pequeños son una categoría creciente de leches comercializadas para niños de 9 a 36

meses de edad. Los expertos médicos no los recomiendan, y los expertos en salud pública expresan su

preocupación por las prácticas de etiquetado engañosas.

En los EE. UU., La categoría de leches para niños pequeños incluye dos tipos de productos: fórmulas de transición,

comercializadas para bebés y niños pequeños de 9 a 24 meses; y leches para niños pequeños, para niños de 12 a

36 meses de edad.

Evaluar las prácticas de etiquetado de leches para niños a la luz de la política de etiquetado de alimentos de EE.UU.

Y las recomendaciones de etiquetado internacional. En enero de 2017, llevamos a cabo investigaciones legales

sobre las leyes y regulaciones de etiquetas de alimentos de EE. UU. Envoltorios de  leches para niños pequeños

recogidos y evaluados, incluidas etiquetas nutricionales y declaraciones; y comparó las etiquetas de leches para

niños pequeños con las etiquetas de fórmula infantil de la misma marca. Los investigadores encontraron que los EE.

UU. tienen una estructura reguladora para las etiquetas de los alimentos y políticas distintas para la fórmula infantil,

pero no existen leyes específicas para las leches para niños pequeños.

Las etiquetas de leches para niños utilizaron varios términos e imágenes para identificar los productos y los usuarios

previstos; se hicieron múltiples reclamos de salud y nutrición; y algunos expresaron que había apoyo científico o

experto para el producto.

En comparación con las etiquetas de fórmula infantil del mismo fabricante, la mayoría de las etiquetas de leches

para niños utilizan colores, marcas, logotipos y gráficos similares.

Las etiquetas de leches para niños pequeños pueden confundir a los consumidores sobre sus beneficios

nutricionales y de salud, y sobre la idoneidad de estos productos para los niños pequeños. 

Para apoyar las dietas sanas para niños pequeños y la toma de decisiones bien informada por parte de los

cuidadores, la FDA puede brindar orientación o proponer reglamentaciones que aclaren las etiquetas de leches para

niños pequeños permisibles y los fabricantes deben poner fin a las prácticas de etiquetado inapropiadas.

Las etiquetas engañosas sobre fórmulas y leches comercializadas como 'leches para niños pequeños' pueden

confundir a los padres sobre su salubridad o necesidad, según un nuevo estudio realizado por investigadores del

University of New York (NYU) College of Global Public Health, y el Rudd Center for Food Policy & Obesity de la

Universidad de Connecticut.

 

PREGUNTAS:  

1- ES NECESARIA UNA TRANSICIÓN EN LA ALIMENTACIÓN LACTEA > 1 AÑO?

Las dietas de los niños pequeños deberían ayudarlos a hacer la transición a la dieta familiar apoyando el desarrollo

de habilidades motoras gruesas y finas, tales como comer “solo”, y preferencias por el sabor, sabores y textura de los

alimentos de mesa familiar. Durante este tiempo, deben aprender a disfrutar los alimentos que come el resto de la

familia.

Para todos los niños, una dieta saludable debe consistir en una variedad de frutas y vegetales todos los días y un

consumo limitado de azúcar agregada, grasas saturadas y sodio.

La American Heart  Association recomienda no servir productos con azúcar agregada a niños menores de 2 años.

 

2- SE PUEDE TOMAR LV, DESPUES DEL AÑO?

En los Estados Unidos (2) y el Reino Unido (3), se recomienda que la leche de vaca entera no se use antes del  

año de edad. En Dinamarca (4), se recomienda que la leche entera de vaca se pueda introducir gradualmente a

partir de los nueve meses de edad y en Suecia (5) a partir de los 10 meses de edad. El Comité de Nutrición de la

Sociedad Canadiense de Pediatría recomienda que la leche entera de vaca se introduzca a los nueve o doce

meses de edad (6). Existen riesgos potenciales asociados con la introducción temprana de la leche de vaca entera.

(2) Committee on Nutrition, American Academy of Pediatrics. The use of whole cow's milk in infancy, Pediatrics, 1992, vol. 89 (pg. 1105-9)

(3) D epartment of Health Report on Health and Social Subjects No.45. Weaning and the Weaning Diet London Her Majesty's Stationery Office 1994 (pg. 1-15)

(4) The National Board of Health (Denmark)Recommendations for the Nutrition of Infants: Recommendations for Health Personnel (in Danish) Copenhagen The National Board of Health (Denmark) 1998 (pg. 1-78).

(5) Axelsson I, et al. Vänta med Komjölk som dryck tills barnet är 10–12 månader! Läkartidningen, 1999, vol. 96  (pg. 2206-8)

(6) Canadian Paediatric Society, Dietitians of Canada, and Health Canada Nutrition for Healthy Term Infants Ottawa Ministry of Public Works and Government Services, 1998 (pg. 1-50)

 

La Sociedad Médica Canadiense (2014), recomienda:

• Recomiende la fórmula comercial para lactantes hasta los nueve o doce meses de edad (la fórmula infantil

estándar es a base de leche de vaca, puede haber indicaciones para fórmulas infantiles a base de soya o fórmulas

para fines médicos especiales).

Aconsejar que se introduzca leche de vaca homogeneizada pasteurizada (3.25% M.F.) entre los nueve y los 12

meses de edad. La leche desnatada no es apropiada en los primeros dos años.

• Aconseje que, para la mayoría de los niños pequeños sanos, no hay ninguna indicación para el uso de fórmulas

comerciales después de un año de edad.

• Advierta que la soja, el arroz u otras bebidas a base de plantas, estén fortificadas o no, son alternativas

inapropiadasla leche de vaca en los primeros dos años.

• Recomiende evitar la alimentación prolongada con biberón y dar biberones por la noche.

           Disponible en: https://www.cps.ca/en/documents/position/nutrition-healthy-term-infants-6-to-24-months

La OMS y la Academia Americana de Pediatría (AAP) recomiendan que los bebés pequeños continúen

amamantando hasta la edad de 2 años. La leche entera debería reemplazar la fórmula infantil a los 12 meses.

Las sociedades europeas y americanas de gastroenterología y nutrición (European Society for Pediatric

Gastroenterology, Hepatology, and Nutrition and North American Society for Pediatric Gastroenterology,

Hepatology, and Nutrition) recomiendan (JPGN 2017):

La leche de vaca juega un papel importante en la dieta de los bebés y los niños pequeños, ya que es una rica fuente

de nutrientes principalmente proteínas, grasas, vitaminas y minerales.

La leche de vaca no se debe eliminar de las dietas de los niños pequeños a menos que haya una indicación

médica para hacerlo.  

También es importante que las bebidas no lácteas, no se consideren un sustituto nutricional de la leche de vaca

hasta que se establezca la calidad de los nutrientes y la biodisponibilidad.

Las bebidas  no lácteas(soya, almendras, coco, etc.) varían en sus perfiles nutricionales.

 

3- ESTÁN RECOMENDADAS LAS FORMULAS PARA NIÑOS PEQUEÑOS (1-3 años)? 

El Colegio Estadounidense de Médicos de Familia y la AAP no recomiendan usar leches de continuación

seguimiento.

El destete es el período en que los bebés introducen una dieta diferente de leche en su dieta, junto con una

reducción gradual de la ingesta de leche (ya sea leche materna o fórmula), para finalmente adquirir

gradualmente el modelo de dieta familiar.

La Aap recomienda que los niños de entre 1 y 2 años tomen leche entera. La calidad nutricional de los

productos lácteos infantiles especialmente formulas no fue superior a la leche entera regular. La

Asociación Estadounidense de  Cardiología (American Heart Association, AHA) recomienda evitar azúcares

añadidos para los niños pequeños, lo que hace que la mayoría de las leches infantiles sean inadecuadas.

Se necesita más investigación para determinar la frecuencia de consumo y las percepciones de los padres

de estos productos para determinar las prácticas de comercialización de efectos al ofrecer productos

innecesarios a los niños pequeños. Los conceptos erróneos de salud comunes promovidos por los medios

de comunicación han llevado a algunos padres a creer que existe una mayor prevalencia de enfermedades

metabólicas como la intolerancia a la lactosa o la alergia a la proteína de la leche y la desnutrición. Además, los

padres pueden suponer que su niño pequeño se beneficiaría de una fórmula especial en lugar de leche

entera.              

 

 

Recomendaciones del Departamento de Salud y Servicios Humanos y Departamento de Agricultura de EE. UU.

Recomendaciones dietéticas 2015-2020.

 

EN ESTAS RECOMENDACIONES SE REFIERE A LOS LACTEOS, COMO:

Consumo saludable: los patrones de alimentación saludable incluyen lácteos sin grasa y bajos en grasa (1%),

incluida la leche, el yogur, el queso o las bebidas fortificadas de soja (comúnmente conocidas como 'leche de soya').

Las bebidas de soya fortificadas con calcio, vitamina A y vitamina D se incluyen como parte del grupo de productos

lácteos porque son similares a la leche en función de la composición de nutrientes y su uso en las comidas

(costosas). Otros productos vendidos como 'leches' pero hechos de plantas (p. Ej., Almendras, arroz, coco y 'leches'

de cáñamo) pueden contener calcio y consumirse como fuente de calcio, pero no se incluyen como parte del

grupo de productos lácteos porque su contenido nutricional general no es similar a la leche y las bebidas de

soja fortificadas (leche de soya).

Las cantidades recomendadas de productos lácteos en el patrón “estilo saludable”  se basan en la edad, en lugar

del nivel de calorías y son: 2 tazas o equivalentes por día para niños de 2 a 3 años, 2½ tazas o equivalentes por día

para niños de 4 a 8 años, y 3 tazas equivalentes por día para adolescentes de 9 a 18 años y para adultos.

En el artículo - ¿Es dañina la leche de vaca para la salud de un niño? - donde se analizan todas las controversias

que existen actualmente sobre el consumo de leche de vaca en los niños, su autor Carlo Agostoni, concluye:

 

CONCLUSIONES

La leche de vaca representa una importante fuente de calcio y proteína de alta calidad nutricional. Después de

revisar brevemente todos los principales problemas relacionados con el potencial de la leche de vaca para ser

perjudicial para la dieta de los niños, resumimos:

1- Los efectos negativos del consumo de leche de vaca en el estado del hierro son posible hasta 9 a 12 meses;

luego no hay efectos negativos observados, siempre que la leche de vaca se limite a una ingesta diaria de 500 ml y

se complemente adecuadamente con alimentos enriquecidos con hierro y otros nutrientes relevantes.

2- La intolerancia a la lactosa se puede manejar fácilmente. No hay necesidad de eliminar los productos lácteos y

la leche, que podría consumirse hasta 250 ml / día.

3- La alergia a las proteínas de la leche de vaca suele ser transitoria. Niños atópicos puede estar

independientemente en riesgo de un crecimiento deficiente, y la contribución de los nutrientes lácteos a su dieta debe

ser considerado.

4- Falta la conexión entre la leche de vaca y los TRASTORNOS DE ESPECTRO AUTISTA.

5- Una relación causa-efecto con la diabetes mellitus tipo 1 no está establecida, y muchos factores pueden

concurrir.

6- La leche de vaca estimula el factor de crecimiento insulínico tipo 1 y puede afectar el crecimiento lineal, pero

asociación con enfermedades crónicas degenerativas, no transmisibles no ha sido establecida. 

7- Leches reducidas en grasa deben considerarse después de 24 a 36 meses.