Dr. Juan Carlos Iannicelli
banner
218 visitas Publicada: 01/24/13

NECESIDADES DE HIERRO EN LOS BEBES Y NIÑOS. Información para padres.

¿Cuales son los riesgos para anemia en la infancia? INFORMACIÓN PARA PADRES

Necesidades de hierro de los bebés y niños.

El Hierro   es un mineral que los bebés y los niños necesitan para un desarrollo saludable. Los glóbulos rojos se producen en la médula ósea mediante un proceso que requiere un adecuado aporte nutricional de hierro y ciertas vitaminas. 
Los glóbulos rojos contienen hemoglobina, una proteína que transporta el oxígeno a todas las células en el cuerpo.
Nuestro cuerpo necesita hierro para fabricar hemoglobina. El hierro da a las células rojas de la sangre, su color.
Cuando no hay suficiente hierro, los globulos rojos de la sangre se vuelven pequeños y pálidos. Ellos no pueden llevar suficiente oxígeno, a los órganos de su cuerpo. Esto se conoce como anemia.
Se encuentra entre las diez enfermedades más frecuentes en el mundo, sobre todo en países con altos niveles de desnutrición. Millones de niños en  América sufren de este problema.
La deficiencia de hierro es la principal causa de anemia en el mundo. Su déficit obedece a carencias nutricionales (en especial en los países en desarrollo) o a un aumento de las pérdidas como por ejemplo por menstruaciones abundantes en las mujeres, hemorragias, o pérdidas sanguíneas por el tubo digestivo, que muchas veces pueden pasar inadvertidas (microsangrado).
¿Quiénes tienen más riesgo de padecer anemia por falta de hierro?
Los requerimientos de hierro aumentan en determinadas etapas de la vida.
Tienen mayor riesgo de padecer anemia por falta de hierro:

Por otra parte, las personas de tercera edad también tienen riesgo de padecer anemia debido a dietas inadecuadas y enfermedades asociadas.

¿Cuáles son los síntomas de la deficiencia de hierro?

Lactantes y niños pequeños, necesitan hierro para que su cerebro se desarrolle normalmente. Los bebés que no reciben suficiente hierro ('Anemia por deficiencia de hierro') pueden ser menos activos físicamente y maduran más lentamente.

También puede mostrar los siguientes síntomas:

La deficiencia de hierro puede afectar a los niños mayores, en edad escolar. Los bajos niveles de hierro pueden hacer, que sea difícil para los niños  concentrarse y hacer que se sienta cansado y débil. No obstante los síntomas de la anemia pueden ser sumamente variados o puede ser silenciosa debido a su instalación lenta y gradual.
La visita al pediatra frente a alguno de los síntomas mencionados permitirá la detección precoz y el adecuado tratamiento de esta enfermedad.

¿Cuánto hierro necesitan los bebés y los niños?  

Bebés a término nacen con una reserva de hierro, que proviene de la sangre de su madre mientras están en el útero.  
Durante los primeros 6 meses de vida, los bebés amamantados reciben lo que necesitan de la leche de su madre.
Esperar demasiado tiempo para introducir los alimentos semisólidos, después de 6 meses, aumenta el riesgo de la deficiencia de hierro de su bebé, ya que se ha demostrado que la leche materna sola, no satisface las necesidades del niño luego de esa edad.  
Si el lactante no puede ser alimentado a pecho, se le debe ofrecer biberón con una leche fortificada con hierro (leche de fórmula) durante el primer año de vida.
Una vez que los bebés comienzan a comer alimentos sólidos, la cantidad de hierro que necesita depende de su edad. La Ingesta Diaria Recomendada (RDA) es la cantidad que una persona necesita cada día para mantenerse saludable.                 

Edad

Aporte de hierro / día  (cantidad  diaria recomendada)

7 a 12 meses    

11 mg

1 a 3 años           

7 mg

4 a 8 años         

10 mg

9 a 13 años         

8 mg

14 a 18 años     

11 mg para niños (15 mg para las niñas)

Las leches de fórmula varian en su suplementación de hierro entre 7-14 mg / litro. dependiento del fabricante.

¿Qué alimentos son buenas fuentes de hierro? 

Hay dos tipos de hierro: hierro hemo (alimentos de origen animal – carnes) que se absorbe más fácilmente en el tubo digestivo.  Y el  hierro no heme proviene de fuentes vegetales como las legumbres, las verduras y los cereales (su absorción  esta influenciada por otros componentes de la dieta) y es mucho menor en porcentaje que la del hierro hemo.
Existen grandes inhibidores de la absorción del hierro, como el te y el mate cocido, entre otros, ampliamente utilizados en nuestra cultura alimentaria.

Los alimentos  ricos en hierro son:

Carnes: Carne de res, cordero, carne de cerdo, ternera, hígado, pollo, pavo   Pescado.
Granos y cereales: Cereales fortificados con hierro, panes de grano entero, pan enriquecido, pasta y arroz.
Otras fuentes hierro son:
Legumbres: garbanzos, lentejas, guisantes y frijoles secos.
Verduras: espinacas, brócoli, coles de Bruselas, guisantes, habas.
Para ayudar al cuerpo a absorber el hierro, se puede combinar estos alimentos con una buena fuente de vitamina C, como naranjas, y tomates.

¿La leche de vaca es una buena fuente de hierro?  

No, la leche de vaca no es una buena fuente de hierro. A pesar de que la leche de vaca tiene aproximadamente la misma cantidad de hierro que la leche humana, el cuerpo no lo absorbe bien.   Asegúrese de que su bebé está recibiendo otras fuentes de hierro y vitamina C antes de empezar a ofrecer leche de vaca.
Espere hasta que su bebé tenga  9-12 meses antes de la introducción de la leche entera de vaca.
Beber demasiada leche de vaca  puede conducir a la deficiencia de hierro.

¿Se puede prevenir la anemia?

Sí, con una alimentación adecuada y la suplementación de hierro en determinadas etapas de la vida. En períodos de requerimientos elevados de hierro, como ocurre en la infancia y en la adolescencia, difícilmente la dieta logre satisfacer el aumento de las demandas.
Consulte con el pediatra de su hijo para evaluar la necesidad de implementar un suplemento de hierro de manera preventiva.

¿Debo darle a mi hijo un suplemento de hierro? 

Los bebés a término que son amamantados o que reciben fórmula fortificada con hierro para lactantes desde el nacimiento no necesitan un suplemento de hierro.   
Los bebés prematuros deben recibir un suplemento de hierro a partir de las 8 semanas de edad hasta cumplir un año. El pediatra le indicara la dosis correcta para cada caso.
Niños  mayores de un año de edad no necesitan un suplemento de hierro a menos que no está comiendo suficientes alimentos ricos en hierro. Hable con su pediatra si se generan dudas.
Para tener en cuenta, las enfermedades, aunque sean banales o poco importantes, generan una disminución en la absorción del hierro en el intestino, como un mecanismo de defensa inespecífico (los microorganismos crecen menos en un ambiente sin hierro), por lo tanto si el niño sufre varios episodios de infecciones de este tipo, pasara mucho tiempo sin absorber hierro en su aparato digestivo y estará en riesgo de anemia.  En estos niños hay que controlar como esta su organismo con respecto al hierro.