Dr. Juan Carlos Iannicelli
banner
875 visitas Publicada: 01/01/15

HABLA Y LENGUAJE EN LOS NIÑOS

Información para padres.

El desarrollo del habla y del lenguaje en niños es un proceso dinámico.
El habla se refiere a mecanismos de comunicación oral.
El lenguaje, engloba el entendimiento, el procesamiento y la producción de la comunicación a través de diversos medios. El lenguaje no verbal consiste en la emisión de mensajes carentes de palabras, y pueden transmitirse a través de los canales auditivos, visuales y táctiles. (Ej. Lenguaje gestual). 


Los problemas del habla pueden incluir tartamudeo o falta de fluidez, trastornos de la articulación, o de la calidad de voz. Existen varios tipos de retraso de la expresión y del lenguaje,   aunque los términos utilizados para describir ellos varían. El retraso en el lenguaje expresivo puede existir sin retraso en el lenguaje receptivo, pero a menudo  aparecen conjuntamente en niños
Estadísticas ya viejas, estimaron que no menos de 1 de cada 170 niños, tiene una discapacidad del desarrollo que afecta el lenguaje, ello sugiere que uno o más de estos niños con una discapacidad tal entran al consultorio del pediatra cada semana. Muchas de las consecuencias negativas de este problema pueden prevenirse o reducirse, por la detección precoz y la derivación al especialista.

El habla y el lenguaje son  considerados por los expertos como un indicador útil del desarrollo general del niño y su capacidad cognitiva y se relaciona con el éxito escolar.
Los suplementos de ácido fólico prenatal reducen el riesgo de defectos del tubo neural, y pueden tener efectos beneficiosos sobre otros aspectos de neurodesarrollo. Entre un grupo de madres noruegas  y sus niños, el uso materno de suplementos de ácido fólico en el embarazo temprano se asoció con un menor riesgo de retraso en el lenguaje grave en niños a la edad de 3 años.

La identificación de niños en riesgo de retraso en el desarrollo o problemas relacionados, puede conducir a una derivación, a los servicios de intervención y asistencia a la familia en una edad temprana, cuando las posibilidades de mejora son óptimas.Este concepto es compatible con la realización de evaluaciones pre-escolares para el habla, y retraso en el lenguaje, o trastorno del lenguaje / trastorno primario, como parte de la rutina de cuidado del niño sano.   
El fracaso para reconocer e intervenir precozmente en los retrasos del habla y del lenguaje pueden llevar a consecuencias multifaceticas y potencialmente severas, para el desarrollo temprano del niño y las capacidades de alfabetización. Si bien las evaluaciones rutinarias sobre el habla y lenguaje durante las consultas de salud, estan ampliamente recomendadas, pero no hay una herramienta estandarizada para facilitar esto.

Desarrollo del lenguaje receptivo

Desde el nacimiento, los recién nacidos  muestran una respuesta preferencial a las voces humanas y sonidos inanimados, alertas infantiles y búsqueda, hacia la dirección de un adulto que habla en una voz suave y aguda. Durante los 3 primeros meses, los bebés parecen reconocer la voz de sus padres y se  tranquiliza si está llorando. Entre los 4 y 6 meses, los bebés realizan una búsqueda visual hacia la fuente de sonidos, nuevamente muestran una preferencia por la voz humana, respecto de los sonidos ambientales.
Hacia los 5 meses, los bebés pueden seguir pasivamente la dirección de la mirada del adulto, lo que resulta en una 'referencia común' a los mismos objetos y eventos del medio ambiente. La capacidad de compartir la misma experiencia es fundamental para el desarrollo de más de lenguaje, sociales, y las habilidades cognitivas. Por los 8 meses, el bebé puede mostrar de forma activa, dar, y señalar objetos. La comprensión de las palabras a menudo se hace evidente por 9 meses, cuando el niño responde selectivamente a su nombre y parece comprender la palabra 'no'. Los juegos sociales como, “esconder y encontrar objetos”, 'tan grande', y 'saludar agitando la mano,  pueden ser obtenidos por la simple mención de las palabras.
A los 12 meses, muchos niños pueden seguir una sencilla solicitud de un solo paso, sin un gesto (por ejemplo, 'Dámelo!'). Entre 1 y 2 años, la comprensión del lenguaje se acelera rápidamente. Los niños pequeños pueden señalar partes del cuerpo, identificar imágenes en los libros cuando se las nombra, y responder a preguntas sencillas (por ejemplo, '¿Dónde está tu zapato?').
El niño de 2 años es capaz de seguir una orden de 2 pasos, empleando tareas no relacionadas (por ejemplo, 'Quítate los zapatos, y luego siéntate a la mesa'), y puede apuntar a los objetos descritos por su uso (por ejemplo, 'Dame el vaso para tomar').
Por los 3 años, los niños comprenden formas simples (por ejemplo, quién, qué, dónde, por qué). Por los 4 años, la mayoría de los niños pueden seguir una conversación adulta. Pueden escuchar un cuento y responder a preguntas sencillas sobre ella.
A los 5 años edad suelen tener un vocabulario receptivo de más de 2000 palabras y pueden seguir órdenes de 3 y 4 pasos.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) publica en su página, http: //www.cdc.gov/ncbddd/spanish/actearly/milestones/index.html, indicadores del desarrollo por edad.
Cada niño debe alcanzar estos indicadores importantes en áreas como el juego, el aprendizaje, el habla, la conducta y el movimiento (gatear, caminar, etc.).   

recomendaciones para que el bebé desarrolle el habla y el lenguaje.

El desarrollo del habla y lenguaje, es muy rápido, y puedes ayudar a facilitar su  proceso de aprendizaje. Tu  hijo habrá pasado de ser un bebé que emite pocas sílabas, a tener un leguaje amplio en edad preescolar.
Existen espacios claves para ayudar a desarrollar esas habilidades, simplemente por observar, escuchar e interactuar, puedes favorecer el desarrollo del lenguaje siguiendo simples recomendaciones.

A esta temprana edad, el parloteo constante es una buena forma de darle nuevo vocabulario y ayudar al desarrollo del lenguaje. Durante el día, habla permanentemente mientras haces tus tareas cotidianas.
Háblale de las tareas que estas realizando, de la ropa que le pones al vestirlo, o menciona objetos familiares que ves al pasar por un comercio (Ej. una fruta conocida por él en una verdulería). Aunque no responda, siempre está escuchando y entiende lo que escuchó.

Leerle a tu bebé es una parte importante del desarrollo del habla. La acción de leer le presenta nuevas palabras, y observar las imágenes junto contigo le ayuda a entender la idea de que todo tiene nombre.
Por ejemplo, señala un auto en una ilustración y di “coche” en voz alta, animando a tu bebé a que lo diga después de ti.

Probablemente las primeras palabras de tu bebé no sonarán como verdaderas palabras. Por ejemplo, “guau” para él puede significar “perro”.
Aunque es importante reconocer estas palabras, resiste la tentación de usarlas cuando hablas con él, no importa qué tan adorables te suenen. En lugar de eso, cuando repitas esa palabra para tu bebé, usa la pronunciación correcta para que él haga la corrección más adelante.

Al final del primer año, es posible que tu bebé se comunique con un lenguaje gestual, señalando objetos, o gateando hacia lo que está tratando de comunicar.
Reconoce sus intenciones y amplía su vocabulario al describir en voz alta lo que está haciendo. Por ejemplo, si ves que quiere alcanzar un juguete, dile: “Ah, ¡queres tu osito!”
Esta mención le ayudará a conectar el nombre al objeto, y al final dejará de señalarlo y en lugar de eso lo pedirá en voz alta.

La lectura desarrolla las habilidades lingüísticas

(Recomendado para niños en edad pre-escolar y de primaria)

¿Por qué se debe leer?

¿Qué se debe leer?

¿Cuándo se debe leer?

¿Cómo se debe leer?

¿Qué puede hacer para que el niño se una en este proceso?

¿Dónde puede encontrar libros?

Edades y etapas

A continuación se enumeran los hitos que señalan el nivel de progreso de los niños pequeños al aprender a comunicarse. Aquí también encontrará algunos consejos sobre cómo puede ayudar a su bebé a desarrollar habilidades del habla. Si no observa uno o más de estos hitos, consulte con su pediatra.

 pautas que deben cumplir los niños en el desarrollo de su lenguaje

 

 Otros parámetros sobre lenguaje de los niños:

Rn a 9m: (etapa preverbal)  Etapa preligüistica “periodo de balbuceo del lactante”
1-3 m: vocalizaciones, 
3-6m: consonantizaciones,          
6-9m: sílabas  (incorpora el sentido representativo de las  palabras)
9 a 18m: Comprende el significado de las palabras. Aparece la palabra señal, representa una diversidad de objetos con relaciones comunes. (Ej: todos los cuadrúpedos son “guau-guau”). A partir del año va separando progresivamente las palabras. Comprende  significaciones como “mama”, “no”, efectúa ordenes simples referidas a si mismo (dame- tomá)
18 a 36m: Ampliación de los recursos fonológicos (nuevos fonemas) y la  combinación de estos en sílabas simples. La palabra se utiliza  en un contexto del cual se desprende el valor comunicativo. La palabra no suele ser la misma que la del  vocabulario del adulto: - fusiona 2 palabras, - palabras a las que se le ha suprimido una sílaba-neologismos: palabras creadas por el niño. Aparece el monologo infantil (soliloquios), encuentra placer en toda estimulación sonora.
3 a 5 años: Aumenta su vocabulario.
3 años: las palabras se hallan en   etapa de desarrollo muy desiguales- Comienza a referirse a sí mismo con el pronombre “yo”. Escucha para aprender.
4 años: articula de manera infantil (dislalia fisiológica) ligadas a la maduración general a esa edad. Aparecen el “porque” “como” acerca del mundo  que lo rodea. No construye ideas lógicas coherentes sino que combina hechos e ideas y frases solo para reforzar su dominio de las palabras y oraciones. Su habla está saturada con el uso del “yo”- Etapa agramatical: “yo sabo, andé, podí” etc.
5 años: ya habla sin articulación infantil. Sus preguntas son más escasas y cuando lo hace es para informarse y no para practicar su habla. El niño es capaz de aislar una palabra y preguntar su significado. El lenguaje ya está completo en estructura y forma. Se expresa con frases correctas, terminadas, usando toda clase de oraciones complejas, hipotéticas, y condicionales.
6 años: Se incorpora a la escuela y se inicia en la adquisición  de la lectura, escritura y aritmética. Para que el  niño adquiera una lectoescritura correcta, debe poseer un vocabulario amplio, utilizar estructuras gramaticales de acuerdo a su edad  cronológica. Este proceso de adquisiciones lingüísticas continua es más lenta, pero no  por ello menos significativo.

Los pediatras, o los médicos de atención primaria deberían durante los controles de salud, evaluar el desarrollo del lenguaje, ya que la detección temprana, y el diagnostico de la causa que origina el trastorno del lenguaje (ej. un deficit de audición) llevaría a un abordaje del problema en tiempo adecuado, facilitando la rehabilitación del niño.