Dr. Juan Carlos Iannicelli
banner
78 visitas Publicada: 04/28/20

VACUNA ANTIGRIPAL - TEMPORADA DE GRIPE EN EE. UU. 2019-2020:

ESTIMACIONES PRELIMINARES DE LA ENFERMEDAD

VACUNA ANTIGRIPAL 

Los virus de influenza cambian constantemente. Pueden cambiar de dos maneras diferentes.    

1)Variación antigénica del virus (drift)                                                   

Una forma en que cambian los virus de la influenza se llama 'VARIACIONES antigénicas'. Estos son pequeños cambios (o mutaciones) en los genes de los virus de la influenza que pueden conducir a cambios en las proteínas de la superficie del virus: HA (hemaglutinina) y NA (neuraminidasa). Las proteínas de superficie de HA y NA de los virus de la influenza son 'antígenos', lo que significa que son reconocidas por el sistema inmune y son capaces de desencadenar una respuesta inmune, incluida la producción de anticuerpos que pueden bloquear la infección.          Los cambios asociados con la deriva antigénica ocurren continuamente con el tiempo a medida que el virus se replica. La mayoría de las vacunas contra la gripe están diseñadas para apuntar a las proteínas / antígenos de superficie HA del virus de la influenza. La vacuna contra la gripe en aerosol nasal (LAIV) se dirige tanto a la HA como a la NA de un virus de la influenza.                               

2) Cambio antigénico (shift)                                                                                       

El otro tipo de cambio se llama 'cambio antigénico'. El cambio antigénico es un cambio abrupto e importante en un virus de influenza A, que da como resultado nuevas proteínas HA y/o nuevas proteínas HA y NA en los virus de influenza que infectan a los humanos. El cambio puede resultar en un nuevo subtipo de influenza A en humanos. Un cambio en una forma puede ocurrir cuando un virus de influenza de una población animal adquiere la capacidad de infectar a los humanos. Dichos virus de origen animal pueden contener una combinación de HA o HA / NA que es tan diferente del mismo subtipo en humanos que la mayoría de las personas no tienen inmunidad al nuevo virus. Tal 'cambio' ocurrió en la primavera de 2009, cuando un virus H1N1 con genes de cerdos norteamericanos, cerdos euroasiáticos, humanos y aves emergió para infectar a las personas y propagarse rápidamente, causando una pandemia (swine flu). Otro ejemplo más actual sería la pandemia de COVID-19. Cuando ocurre el cambio, la mayoría de las personas tienen poca o ninguna inmunidad contra el nuevo virus.

Los virus de la influenza que normalmente circulan entre los cerdos son denominados 'variantes del virus' cuando son detectados en seres humanos. Las variantes del virus de la influenza A H3N2 (también denominadas virus 'H3N2v' ) con el gen matriz (M) del virus H1N1 de la pandemia de 2009 se detectaron por primera vez en julio del 2011. Los virus se identificaron por primera vez en cerdos en EE. UU. en 2010.

¿CUANDO ES BUENA UNA VACUNA?                                                          

Efectividad vacunal: (EV) La efectividad vacunal es la capacidad de una vacuna de proteger contra enfermedades cuando se aplica en condiciones reales. La eficacia de la vacuna es la reducción porcentual de la enfermedad en un grupo de personas vacunadas en comparación con un grupo no vacunado, utilizando las condiciones más favorables.                                       

Ninguna vacuna es 100% efectiva. Por razones relacionadas con el individuo, no todas las personas vacunadas desarrollan inmunidad. La mayoría de las vacunas infantiles de rutina son efectivas para 85% a 95% de los receptores.

Estudios recientes han demostrado que la vacuna contra la influenza reduce el riesgo de contraer la enfermedad en un 40 % a un 60 % en la población general durante las temporadas en que la mayoría de los virus que circulan coinciden exactamente con la vacuna contra la influenza. En general, las vacunas actuales contra la influenza funcionan mejor contra los virus de la influenza B y la influenza A (H1N1) y ofrecen menor protección contra los virus de la influenza A (H3N2)

En general, la efectividad de la vacuna (EV) de la gripe contra cualquier virus de influenza asociado con infección respiratoria aguda (IRA) asistida médicamente fue del 45%.  

Se estimó que la EV era del 50% contra los virus de la gripe B / Victoria y del 37% contra la influenza A (H1N1) pdm09, lo que indica que la vacuna redujo significativamente las visitas médicas asociadas con la influenza en lo que va de la temporada.

La EV fue mayor entre niños y adolescentes de 6 meses a 17 años y menor entre adultos de 18 a 49 años. En particular, la vacunación proporcionó una protección sustancial  EV= 55%  entre niños y adolescentes de 6 meses a 17 años.

Hasta la fecha para esta temporada, se han reportado 92 muertes asociadas a la influenza en niños y adolescentes menores de 18 años; aparte de la pandemia de 2009, este es el número más grande reportado para esta época de la temporada desde que comenzaron los informes para la temporada de influenza 2004-05.  

Las estimaciones provisionales de EV son consistentes con las de temporadas anteriores, que van del 40% al 60% cuando las vacunas contra la influenza se asociaron antigénicamente con los virus circulantes. Los CDC recomiendan que los proveedores de atención médica continúen administrando la vacuna contra la influenza a personas de ≥6 meses porque la actividad de la influenza está en curso, y la vacuna aún puede prevenir enfermedades, hospitalizaciones y muertes, asociadas con los virus de influenza que circulan actualmente, así como otros virus de influenza que podrían circular más tarde en la temporada.

En un estudio, los participantes con influenza positiva, el 37% había recibido la vacuna contra la influenza estacional 2019-20, es decir se enfermaron pese a haber recibido la vacuna contra la gripe.

MORTALIDAD INFANTIL POR GRIPE  - EEUU 2020

169 muertes pediátricas asociadas a la influenza que ocurrieron durante la temporada 2019-2020 entre las semanas 5 y 13 (las semanas que terminaron el 1 de febrero de 2020 y el 28 de marzo de 2020) se informaron a los CDC durante la semana 13. Cuatro (4) se asociaron con los virus de la influenza A, y todas fueron subtipados como virus A (H1N1)pdm09. Tres (3) se asociaron con los virus de la influenza B y Uno (1) se subtipó como virus B / Victoria.

Los resultados de las pruebas realizadas por los laboratorios de salud pública EEUU se resumen a continuación. Los datos de los laboratorios de salud pública se utilizan para controlar la proporción de virus circulantes que pertenecen a cada subtipo / linaje de influenza.

¿Cuán efectiva es la vacuna contra la influenza para los ancianos?

En numerosos estudios realizados desde el 2010, las vacunas contra la influenza han ayudado a proteger a los adultos >65 años de edad contra los virus de influenza A (H1N1) y ambos linajes de los virus de influenza B. Principalmente, las vacunas contra la influenza han reducido un 60 % el riesgo de enfermedades que requieren atención médica causadas por el virus H1N1 o B entre personas de 65 años de edad en adelante.

Las vacunas contra la influenza también han reducido un promedio del 54 % el riesgo de hospitalización a causa de la influenza entre adultos de 65 años de edad en adelante contra los virus A (H1N1) y un 31 % contra los virus de influenza B. 

Se considera que la vacunación anual es la estrategia estándar de oro para proteger al individuo de contraer infecciones y una mayor destrucción, aunque las estimaciones recientes sugieren que la efectividad general de la vacuna contra la gripe estuvo dentro del 19% al 53% en los últimos cinco años.