Dr. Juan Carlos Iannicelli
banner
95 visitas Publicada: 10/14/13

LA ALIMENTACIÓN CON BIBERON AUMENTA EL RIESGO DE ESTENOSIS DE PÍLORO.

Alimentacion con biberon mayor riesgo de S Pilorico.

La alimentación con biberón aumenta el riesgo de estenosis de píloro.

Los niños que eran criados con biberón, tenían una frecuencia considerablemente más alta de estenosis de píloro, comparado con niños que fueron exclusivamente amamantados, según los resultados de un estudio danés, basado en una  población de más de 70,000 niños.
La estenosis pilórica es la condición más común, que requiere cirugía en los niños. No esta típicamente presentes en el nacimiento, sino que se desarrolla dentro de las primeras  semanas después del nacimiento.
La etiología se desconoce, pero la alimentación con biberón ha sido sugerida como un factor de riesgo.
Este estudio demostró que los bebes que tomaban biberón  tenían un riesgo 4,6 veces mayor,  de desarrollar estenosis pilórica en comparación con los bebés que no fueron alimentados con biberón.
El resultado, se suma a la evidencia que respalda las ventajas de la lactancia materna exclusiva en los primeros meses después del nacimiento.

La alimentación con biberón está asociada con un mayor riesgo de estenosis hipertrófica de píloro (HP), y este efecto parece ser más importante en las mujeres mayores y multíparas. Estos datos sugieren que la alimentación con biberón puede desempeñar un papel en la etiología de HP, y nuevas investigaciones pueden ayudar a dilucidar los mecanismos subyacentes a la modificación del efecto observado por edad y paridad.

La incidencia de estenosis hipertrófica de píloro disminuyó con el tiempo, a partir de 14/10.000 nacimientos en 2003 a 9 /10.000 en 2009.

Al mismo tiempo, la prevalencia de la lactancia materna se incrementó de 80% en 2003 al 94% en 2009.

En comparación con los controles, los casos de HP tuvieron más probabilidad de asociarse a la alimentación con biberón después del nacimiento (19,5% frente a 9,1%). Después del ajuste, la alimentación con biberón se asoció con un mayor riesgo de HP (odds ratio [OR] = 2,31, IC, 1,81-2,95 95%). Esta asociación no fue diferente en función del sexo o del estado de tabaquismo de la madre, pero se modificó significativamente por la edad materna (OR, 0,98; IC del 95% 0,51-1,88; ≥ 35 años OR, 6,07; IC del 95% 2,81 a 13,10) y la paridad (nulíparas OR, 1,60, IC 95%, 1,07-2,38; multíparas OR, 3,42, IC 95%, 2.23-5.24).

Los investigadores proponen que la osmolaridad de  la fórmula y el contenido de proteínas gastrointestinal pueden proporcionar mecanismos por los cuales la alimentación afectan el desarrollo de HP. Ellos tenían más dificultades para explicar los efectos de la edad materna en el desarrollo de HPS.