Dr. Juan Carlos Iannicelli
banner
711 visitas Publicada: 07/03/14

NUEVA HERRAMIENTA PARA CRIBADO DE TRASTORNOS DEL ESPECTRO AUTISTA.

M-CHAT-R/F: (checklist modificada para autismo en niños pequeños, revisado con seguimiento).

INTRODUCCIÓN: Los trastornos del espectro autista (TEA) se caracterizan por patrones de retraso y desviación en el desarrollo de habilidades sociales, comunicativas y cognitivas que se presentan en los primeros años de vida.
Se los llama “trastornos de un espectro” porque afectan de manera distinta a cada persona, y pueden ser desde leves hasta muy graves. Aunque todos los niños con TEA presentan algunos síntomas similares, especialmente los relacionados con problemas en la interacción social. Pero hay diferencias en el momento en que aparecen los síntomas, su gravedad y naturaleza exacta.
Los trastornos del espectro autista (TEA) son un grupo de discapacidades del desarrollo que pueden causar problemas significativos de socialización, comunicación y conducta. Las personas con TEA procesan la información en su cerebro de manera distinta a los demás. 

Aunque frecuentemente asociado con la discapacidad intelectual, esta condición es distintiva en su curso,  impacto y el tratamiento.        

Antecedentes
Las tasas de detección de retrasos en el desarrollo son bajas. Aproximadamente 12 a 16% de los niños se estima que tendrán trastornos del desarrollo.

Sin embargo, sólo el 30% de los niños con retrasos en el desarrollo son diagnosticados antes de entrar a la escuela. Los niños de bajos ingresos tienen un mayor riesgo de retrasos en el desarrollo, con mayores tasas de retraso en el desarrollo reportados en niños de menores ingresos en comparación con los niños de mayores ingresos. 

La identificación de los niños con retrasos en el desarrollo antes de entrar a la escuela es vital para el progreso académico de los niños. La adaptabilidad del cerebro de un niño en los primeros 3 años de vida, hace que la identificación de los retrasos en el desarrollo y el tratamiento con estímulos físicos y psicosociales, a una edad temprana mejore los resultados del desarrolloy de la conductade un niño.
Un estudio más reciente realizado por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) estima que la prevalencia de los TEA en los Estados Unidos en 11,3/1000.

Los datos de 7 estudios sugieren que las tasas de trastorno de Asperger, son de hecho más bajas que para el autismo típico (2,6 en 10000).   

Trastorno del espectro autista (TEA) es un trastorno del desarrollo neurológico identificado por deficiencias en la interacción social y la comunicación y la presencia de conductas y / o intereses repetitivos y restringidos. La prevalencia de los TEA se ha incrementado en los últimos años y ahora se estima en 1 en 88 niños. 

Intervención temprana conduce a un mejor pronóstico a largo plazo. Debido TEA a menudo se puede detectar antes de los 3 años de un niño, la Academia Americana de Pediatría recomienda el cribado específico para autismo a los 18 - 24 meses en  las visitas de atención del niño sano.

El 80% de los casos de autismo se diagnostica alrededor de los 3 años de edad (Howlin P, Moore A. Autism 1997; 1:135-162). El Centro de Investigación de Autismo (Autism Reserch Center - ARC) ha sido pionero desde la década de 1990 en el uso de un instrumento de escrutinio para detectar autismo, a partir de la edad de 18 meses, conocido con el nombre de CHAT (Checklist for Autism in Toddlers).
Robins y colaboradores (Journal of Autism and Developmental Disorders, 31, 131-144) en 2001 revisan este instrumento y se conoce como “Modified Checklist for Autism in Toddlers  (M-CHAT)”  http://www.mchatscreen.com.
Sin embargo, existen algunos casos no detectados con esta prueba, por lo que el ARC se ha enfocado a revisar el CHAT con la finalidad de que el instrumento sea cuantitativo (Q-CHAT).  

La lista de control modificada de autismo en niños pequeños (M-CHAT) es actualmente uno de los instrumentos de evaluación más utilizados para TEA, tanto en Estados Unidos, como a nivel internacional, ofreciendo una opción accesible y de bajo costo para la detección universal de niños con TEA.   
A principios de este año la Dra. Robins ha publicado en Pediatrics, la utilidad de una nueva herramienta, que es una modificación del M-CHAT, la cual se aplica en dos etapas (M-CHAT-R y M-CHAT-F), de fácil implementación, y mejor efectividad que las anteriores como lo demuestra en su publicación.
La detección de los TEA, usando M-CHAT,  mejora la detección precoz y el pronóstico a largo plazo de los TEA. La reducción de la tasa de falsos positivos puede aumentar la aplicación de pruebas de detección de trastornos del espectro autista.  

La actual modificación: la lista de verificación (checklist) modificada de autismo en niños pequeños, reelaborada con Seguimiento (Revised with Follow-up  - M-CHAT-R / F), simplifica la redacción de la M-CHAT original. El estudio de validación actual indica que el M-CHAT-R/F mejora la capacidad de detectar los trastornos del espectro autista en niños examinados durante las visitas de atención de niño sano.

El M-CHAT con seguimiento (M-CHAT/F) ha demostrado que tiene sensibilidad y especificidad adecuadas, en una muestra de aproximadamente 19.000 niños entre 16 y 30 meses, el 54% de los niños clasificados como en situación de riesgo, sobre la base del M-CHAT/F, fueron diagnosticados como TEA, y el 98% de los casos positivos en el screening  se presentó con retraso, o problemas del desarrollo.
El M-CHAT-R/F es un evaluador de 2 etapas, que es gratuito para los clínicos, investigadores, y uso educativo, y requiere pocao ninguna formaciónpara los profesionales dela salud; asi referido por sus autores. 
Inicialmente, los padres contestan 20 preguntas sí / no, lo que lleva aproximadamente 5 Minutos; si los niños dan positivo, se les pide a los padres que realicen otra serie de preguntas de seguimiento estructuradas sobre los ítems que fallaron en la anterior, para obtener información adicional y ejemplos de las conductas de riesgo, que se completa en ~ 5-10 minutos con una profesional (es decir, una enfermera o asistente médico).   

El M-CHAT-R/F incorpora 5 modificaciones para mejorar la  su  eficacia. 
La tasa de detección de TEA fue significativamente mayor para el M-CHAT-R/F, el cual detecto 67 casos por 10.000, comparado con el original M-CHAT/F, el cual detecto 45 casos por 10.000.
La aplicación generalizada del cribado universal, puede reducir la edad de diagnóstico de TEA a los 2 años en comparación con los hallazgos recientes de vigilancia, aumentando el tiempo disponible para la intervención temprana.  

Algoritmo de Evaluación  
Inicialmente los padres responden (si/no) las 20 preguntas del M-CHAT-R, (Revisado - figura) si se considera positivo, los padres son interrogados por medico o asistente con el M-CHAT-F (seguimiento).

Los pediatras o médico de atención primaria podrían implementar la etapa inicial y consultar en caso de que falle en 3 o mas ítems.
Valoración del puntaje – ítems fallados:
RIESGO BAJO: Puntuación de 0-2; si el niño es menor de 24 meses, repetir de nuevo después de los dos años de edad. No es necesaria otra medida, a menos que la vigilancia indique riesgo de TEA.
RIESGO MEDIANO: Puntuación de  3-7; Administrar el seguimiento (segunda etapa de la M-CHAT-R/F) para obtener información adicional acerca de las respuestas en situación de riesgo. Si la calificación M- CHAT-R/F se mantiene en 2 o superior, el niño ha sido considerado positivo.

Conducta: derive al niño para diagnóstico, y de evaluación y elegibilidad para la intervención temprana.
Si la puntuación en la segunda etapa, es 0-1, el niño se considera negativo. Ninguna otra medida necesaria,  a menos que la vigilancia indica riesgo de TEA. El niño debe   controlado de nuevo en futuras visitas de niño sano.   

RIESGO ALTO: Puntuación total es 8-20; remitir de inmediato para la evaluación diagnóstica, es aceptable evitar el seguimiento y y la evaluación de elegibilidad para la intervención temprana.

CONCLUSIÓN:
A los médicos que controlan el crecimiento y desarrollo de los niños, se nos brinda una herramienta de probada eficacia, sencilla de instrumentar,  cuya aplicación puede beneficiar a la detección precoz de niños con TEA, que como muestran los estudios epidemiológicos son de una llamativa frecuencia y de diagnostico tardío.