Dr. Juan Carlos Iannicelli
banner
42 visitas Publicada: 01/03/13

VACUNA GRIPE H1N1 Y NARCOLEPSIA

Alerta sobre casos de Narcolepsia post-vacuna H1N1

Käll A.  The Pandemrix – narcolepsy tragedy: how it started and what we know today. Acta Pædiatrica 2013, 102, pp. 2–4.

Un neurólogo pediátrico sueco, reportó los primeros seis  casos de asociación sospechosa, entre vacuna H1N1 influenza – Pandemrix y   narcolepsia, durante la primavera y el verano 2010.  

Por lo general, es poco probable que se diagnostique mas de un paciente nuevo por año, con narcolepsia. Inesperadamente, este médico  tuvo, seis nuevos casos en sólo un par de meses en su centro del sueño, para su evaluación,  en el Hospital Skane University en Suecia.   

Un par de meses antes, una  campaña de vacunación masiva, H1N1 para influenza, se llevó a cabo en Suecia. En 17 meses, el 60% de la población fue vacunada con Pandemrix, que contiene el adyuvante AS03. (Squalene + α tocoferol)

Como la narcolepsia tiene una fuerte vinculación genética, se ha conjeturado que los factores genéticos asociados con AS03, podría haber favorecido el desarrollo de un trastorno autoinmune, que conduce a la enfermedad neurológica.

Cuando se entrevisto a los niños afectados y sus padres, se supo que los síntomas de la narcolepsia habían comenzado dentro de un par de semanas después de la vacuna Pandemrix. La fuerte relación temporal, hizo que fuera natural  sospechar de una asociación. Explicando que el incremento en casos de narcolepsia, supera en mucho el esperado.

La narcolepsia es una afectación neurológica crónica asociada con trastornos del sueño, que causa diversos problemas de sueño durante el día y  la noche.

Lo común es que, los síntomas avancen lentamente, pero los primeros pacientes en este brote, tenían síntomas muy distintos incluso en una etapa temprana. Ellos experimentaron somnolencia diurna excesiva (SDE) e involuntariamente podían quedarse dormidos, por ejemplo en la escuela o en medio de una conversación o un juego. No podía reir mientras se ponían de pie,  porque si lo hacían se caían. Sufren crisis frecuentes,  desencadenadas por la risa fundamentalmente. Ellos tenían cataplejía– pérdida repentina bilateral, del control muscular, trastornos del sueño,  parálisis del sueño y alucinaciones intensas. Considerada como el único síntoma específico de la narcolepsia.

Inicialmente, se pensó que la vacuna causó una forma agresiva de la enfermedad, pero muchos de los pacientes posteriores han tenido un progreso más tradicional de la enfermedad.

Otros profesionales de la salud informaron nuevos casos, y un aumento similar fue visto en Finlandia pero no en otros países de Europa en ese momento. Suecia y Finlandia habían llevado a cabo una campaña de vacunación masiva H1 N1, mientras que en  otros países, la vacunación se enfocó solamente en grupos de riesgo. Suecia y Finlandia, mostraron que hubo 6 veces más riesgo de narcolepsia en los niños y adolescentes, vacunados  con Pandemrix.

Un estudio publicado recientemente reveló un hecho similar en Irlanda. Un aumento de narcolepsia también fue visto en China después de la temporada de gripe h1n1, pero los casos en China parecieron asociarse con la infección gripal, en sí misma, ya que la tasa de vacunación en china fue muy baja.

Narcolepsia y cataplejía se asocia con la pérdida de ciertas células del cerebro (neuronas) que normalmente secretan hipocretina (también conocido como orexina), un neurotransmisor importante para la regulación del sueño y la vigilia. Las neuronas productoras de hipocretina parecen ser destruidas por una reacción autoinmune, desencadenado por una predisposición genética, en combinación con factores ambientales.  Es posible que el virus H1N1 desencadene una reacción autoinmune en niños genéticamente predispuestos. Algunas partes del virus H1N1 pueden parecerse a las partes de las células productoras de hipocretina, causando un ataque autoinmune a estas células.

Además de la influenza H1N1 y la vacuna H1N1, un aumento del riesgo para la narcolepsia también se ha informado después de la infección estreptocócica.

Algunas de las vías posibles en el desarrollo de la autoinmunidad hacia las células productoras de hipocretina, se describen en el artículo:Acta Pædiatrica 2013, 102, pp. 2–4.

En Suecia, la Agencia que controla el uso de medicamentos (MPA) ha  informado, hasta el momento, alrededor de 200 casos de narcolepsia después de  Pandemrix, pero 3 años después de la vacunación masiva contra la gripe H1N1, el número sigue aumentando.

Hay pacientes con inicio de los síntomas, poco después de la vacunación contra la gripe H1N1, que no tienen el diagnóstico correcto hasta ahora.

La narcolepsia es a menudo mal diagnosticada o diagnosticada, varios años después de los primeros síntomas. El síntoma más común y algunas veces el único es, la somnolencia diurna excesiva, lo que podría ser indicativo de muchas condiciones.

Para un médico de atención primaria, que dificilmente asistió un paciente con narcolepsia anteriormente, las señales pueden ser difíciles de reconocer. Los síntomas pueden ser falsamente atribuidos a otras condiciones médicas tales como la epilepsia o la depresión,

La campaña masiva de vacunación contra la gripe H1N1 en Suecia en 2009, ha sido fuertemente criticada. Fue uno de los programas de salud más caros de Suecia, y el resultado después de la temporada de pandemia fue similar al de otros países europeos que vacunaron en forma más selectiva (grupos de riesgo).

La agencia que controla el uso de medicamentos (MPA),  concluyó, que Pandemrix sólo debería ser usado en personas menores de 20 años  de edad, si la vacuna de gripe trivalente estacional anual recomendada, no está disponible, y si la inmunización contra (H1N1) es considerada necesaria.
Pandemrix fue autorizada en la Unión Europea en septiembre de 2009 para proteger contra la gripe causada por el virus A (H1N1). Más de 30 millones de personas fueron vacunadas en Europa, con la vacuna, que ya se ha retirado del comercio.

Ya que las vacunas que se usan en nuestro medio, varian dependiendo de varios factores, tendríamos que interiorizarnos de los adyuvantes que contienen.