Dr. Juan Carlos Iannicelli
banner
2109 visitas Publicada: 12/15/12

MASTURBACIÓN INFANTIL.

Una conducta que puede confundirse con cuadros neurológicos.

masturbación infantil.

El término masturbación,  deriva de la palabra latina manus, que significa ''mano'' y stupration, lo que significa contaminación.
Por lo tanto se infiere, que históricamente era una práctica la cual se creía “impura”.
Se acepta ahora, que la masturbación es parte del comportamiento sexual normal del humano.

Masturbación, o autoestimulación de los genitales es un comportamiento común del humano, y se cree que se produce en el 90-94% de los varones y el 50-60% de las mujeres en algún momento de sus vidas.

La autoexploración y la masturbación es una parte normal del desarrollo, pero no son expuestos a menudo porque son temas difíciles para los padres y pediatras.

Sin embargo, en los lactantes y niños pequeños, este comportamiento puede ser difícil de reconocer debido a la ausencia de manipulación genital y las variadas manifestaciones de este comportamiento.
En los adultos, los cambios fisiológicos que se producen durante esta actividad han sido bien documentados, pero en los lactantes y niños pequeños, estos cambios no están tan bien reconocidos e incluyen manifestaciones tales como frotarse los muslos uno con otro, y rozarse el cuerpo contra otro objeto.

La masturbación, es la autoestimulación de los genitales que produce placer, sin tener relación con el componente erótico como en el adolescente/adulto. Los niños, aún los lactantes, necesitan tocarse para explorar su cuerpo y conocer sus límites que van siendo incorporados a su esquema corporal en forma parcial. Es algo más que la inspección normal de los genitales que realizan casi todos los niños.

 

¿Como se presenta?

Es una actividad normal y frecuente en los niños, puede presentarse a cualquier edad, aunque es rara antes de los 6 meses.
Los más pequeños frotan sus muslos uno contra otro, con movimientos rítmicos de las piernas, cuando está boca arriba, o cuando están boca abajo pueden utilizar una almohada o ropa de cama para frotar su zona genital en ella. Un poco más tarde pueden aprender a frotarse contra algún muñeco, el brazo de un sillón, etc.
La manipulación rítmica de los genitales con la mano no suele darse antes de los 2 años y medio. Es más frecuente cuando el niño se va a dormir, está aburrido o viendo la televisión o si está sometido a algún tipo de estrés.
Durante la masturbación el niño puede estar ensimismado, acalorado y sudoroso, con movimientos rítmicos de extensión y flexión de piernas, o piernas en tijeras, con movimientos rítmicos de sus miembros inferiores, o se frota contra un objeto. En algún caso esto ha llevado al error de diagnosticar el episodio, de ataque epiléptico, o algún tipo de convulsiones.


La distinción entre la conducta masturbatoria y las convulsiones pueden ser difíciles.  Durante la masturbación, puede parecer que los niños tienen alterada la conciencia, con los ojos vidriosos y la mirada fija.

Sin embargo, una característica clave del comportamiento masturbatorio es, que es voluntario y puede cesar con la distracción.

La masturbación en niños preescolares es una conducta normal. No acarrea consecuencias futuras, no predice comportamientos, ni altera el desarrollo. Esa conducta tiene que ver en un primer momento con conocerse y más tarde con procurarse sensaciones agradables. Aunque se llame masturbación, poco tiene que ver con la masturbación adolescente o adulta. Hasta un tercio de los niños pequeños descubren la masturbación mientras exploran su cuerpo.

¿Cuando preocuparse?

Solo si la masturbación fuera compulsiva,  es decir,  frecuente y obsesiva. En contadas ocasiones, la masturbación estará relacionada con situaciones de estrés del niño o, incluso, abusos sexuales por parte de adultos. 

Una vez que el diagnóstico se hace y no hay sospechas de abuso sexual infantil que requieren mayor investigación y manejo especializado, tranquilizar a los familiares, parece ser la conducta más eficaz. No reconocer este comportamiento puede conducir a pruebas innecesarias e invasivas.
Algunos padres prefieren el término desorden de “gratificación” (o incluso disquinesia benigna idiopática infantil) al de masturbación infantil ya que hay menos estigma social vinculado a estos términos.

Diagnósticos diferenciales:

1- Síndrome de piernas inquietas: dificultad para mantener las piernas quietas, anemia, trastornos del sueño.

2- Distonia paroxistica coreoatetosica.

3- Molestias perineales, como vulvovaginitis, infección urinaria o dermatitis pueden exacerbar esta conducta, pero pueden también ser el resultado de la misma.

Ayudas para el diagnostico y manejo: