Dr. Juan Carlos Iannicelli
banner
338 visitas Publicada: 07/20/14

PROTECTORES SOLARES EN LA INFANCIA.

Una onza de protección solar, vale su peso en la prevención del cáncer.

Durante las últimas décadas, el cáncer de piel ha sido cada vez más reconocido como un importante problema de salud pública mundial. Aproximadamente 2-3 millones de casos de cáncer de piel no melanoma (CPNM) y 132.000 casos de melanoma se producen en el mundo cada año y la incidencia de ambos ha aumentado durante la última década. Sólo en los EE.UU., más de 2 millones de casos de CPNM son diagnosticados cada año y los melanomas, se prevé que representan más de 75.000 casos de cáncer de piel en 2012.

La exposición a la luz ultravioleta (UV) es el factor de riesgo ambiental más significativo para todos los tipos de cáncer de piel. Por lo tanto, la prevención de cáncer de piel se centra en la limitación de la exposición UV, a través de  conductas de protección solar.  

Evitar las camas bronceadoras: el uso de estos aparatos antes de los 35 años de edad se acompaña de un aumento de 75% del riesgo de melanoma maligno. Las camas y las lámparas bronceadoras no deberían usarse a menos que sea bajo supervisión médica. La OMS recomienda prohibir su uso en los menores de 18 años.

Existen pruebas convincentes actuales que,  vinculan la exposición excesiva al sol en la primera infancia con el cáncer de piel en el futuro. Los cambios ambientales y las tendencias culturales que aumentan la exposición a la radiación ultravioleta (RUV) hacen que la protección del sol para los niños, sea una preocupación aún mayor.

Acumulación de evidencia sugiere, no sólo que la protección de  barrera de la piel sigue siendo inmadura por lo menos durante los primeros 2 años de vida, sino también que la acumulación de la radiación UV,  induce cambios en la piel que pueden comenzar tan pronto como en el primer verano de la vida.


La radiación solar

La luz del sol se subdivide en luz visible, que oscila entre 400 nm (violeta) a 700 nm (rojo);  la mas larga o infrarrojao >700 nm, también llamado calor; y la radiación ultravioleta más corta (UVR), o, 400 nm
Ultravioleta cercano, lejano y extremo: 
En la radiación ultravioleta se distinguen tres zonas: el ultravioleta cercano (200-400 nm), el ultravioleta lejano (100-200 nm), y el ultravioleta extremo (1-100 nm). Sin embargo, estas dos últimas regiones no llegan a penetrar la atmósfera, siendo la zona del ultravioleta cercano la que más nos interesa. Y ésta, a su vez, se divide en otras tres zonas: UV-A, UV-B y UV-C.
 UVR se subdivide en:   

 UV-A (320 - 400 nm), también llamada  luz negra (invisible);
 UV-B (290 -320 nm), que es más penetrante de la piel, y
 UV-C, (290 nm).
 UV-B constituye, 0,5% de la luz solar que alcanza la superficie de la tierra, pero es responsable de la mayor parte del daño a la piel normal, tanto agudo o crónico, relacionados con el sol.

 

Aunque la atmósfera superior filtra casi todos los UVC, los UVB y UVA ambos penetran en la atmósfera y puede dañar la piel humana. La mayoría UVR es absorbida por la capa de ozono estratosférico.
La radicación UV-B tiene una mayor intensidad en verano que en invierno, al mediodía que en la mañana o en la tarde, en los lugares más cercanos al ecuador y en altitudes elevadas.
La arena, la nieve, el concreto y el agua pueden reflejar hasta un 85% de la luz solar, por lo que intensifica la exposición.  

Medidas fotoprotectoras, por lo tanto, se recomienda ampliamente para todos los niños independientemente de su tipo de piel. Estas medidas incluyen sombreros y ropa de protección, la exposición limitada al sol durante las horas de máxima intensidad, y, para los niños mayores de 6 meses, el uso regular de protectores solares con un factor de protección solar (FPS) de al menos 15.

Medidas de protección solar

Protección solar completa  incluye, evitar la exposición solar “intensa”, el uso de ropa protectora y usar protector solar.
Evitar el sol es la estrategia de primera línea para lactantes menores de seis meses, dada la facilidad de control de la exposición a esta edad, y, además de vestir a los niños con sombreros de ala ancha y ropa ligera pero firmemente tejida, que es menos susceptible la penetración de la RUV.
Las preocupaciones sobre una mayor superficie corporal, las posibles diferencias en la absorción, metabolismo y excreción de los productos de protección solar, y la falta de pruebas para demostrar la seguridad de los protectores solares tópicos para los recién nacidos, justifican estas recomendaciones.  

PROTECTORES SOLARES COMO FOTOPROTECCIÓN

A pesar de las recomendaciones para la protección integral, las pantallas de sol siguen siendo el principal medio de protección contra el sol para muchos niños y adultos, aún cuando los padres están especialmente educados acerca de la protección integral.
Además, las pantallas de sol siguen siendo la única forma de protección solar de manera concluyente demostrada para prevenir cualquier forma de cáncer de piel.

Los ensayos aleatorizados han demostrado que, al menos entre los adultos, el uso protector solar todos los días reduce el riesgo de carcinoma de células escamosas, pero no el carcinoma de células basales.

De hecho, los ensayos controlados aleatorios que involucró a los niños escolares blancos, han demostrado que el uso ocasional de protección solar (por ejemplo, cuando se expone durante mas 30 minutos) en la infancia puede prevenir nuevos nevus, que se correlacionan con mayor riesgo de melanomas.

Cómo actúan los protectores solares

Los protectores solares se utilizan  para atenuar  la radiación UVA y UVB antes de que  lleguen a la epidermis y la dermis profunda.
Los primeros filtros solares modernos, eran simples soluciones alcohólicas de ácido para-aminobenzoico (PABA) y el benzofenonas, aparecieron en la década de 1960. Estos filtros ofrecen una protección moderada contra los rayos UVB y ninguna para los UVA, y se lava fácilmente con agua o sudor.
Sistemas de impermeabilización basados en resinas poliméricas, en productos de emulsionables, surgieron en la década de 1980 y ahora están clasificados como 'resistentes al agua' (fotoprotectores después de 2 exposiciones de 20 minutos en el aguao 'muy resistente al agua' (efectiva después de 4 exposiciones).
Los compuestos orgánicos de estos productos, directamente absorben los rayos UVB y, cada vez de manera más eficiente los UVA, estos agentes  transforman la luz UV como fluorescencia o la disipan por los mecanismos de conversión interna y la liberan como energía inofensiva.

 

Preparaciones de agentes inorgánicos (óxido de zinc y dióxido de titanio) se usan como partículas micronizadas, cosméticamente aceptables que absorben y dispersan la radiación, a pesar de que su protección es más modesta que los mejores filtros orgánicos. El óxido de zinc proporciona una protección UVA más completa, mientras que el dióxido de titanio ofrece una mejor protección contra los rayos UVB.
Los protectores solares que utilizan solamente filtros inorgánicos han demostrado penetrar no más lejos que las 2 capas más exteriores  del estrato córneo, reduciendo así la irritación o sensibilización potencial.

Los filtros de protección solar orgánicos, por el contrario, penetrar en la piel después de la aplicación tópica, la FDA considera los filtros orgánicos  seguros para uso tópico en concentraciones permitidas, debido a que su absorción sistémica es demasiado baja para causar efectos estrogénicos.
La eficacia de un filtro solar frente a quemaduras de sol (causada en gran parte por UVB) está representada por su FPS, una medida calculada después de aplicar el protector solar (2 mg/cm2 de piel – equivalente a 30cc para un adulto) antes de la exposición solar.
El  FPS refleja la relación de dosis UVR recibido antes de quemar la piel protegida frente a la piel no protegida, después de la exposición.
La correcta aplicación de un producto de FPS -15, por ejemplo, permite que una persona reciba una dosis 15-veces mayor de UVR,  que aquellos sin protección.
La elección de protectores solares con un factor de protección >15 depende de la susceptibilidad a las quemaduras solares.
Pero, si se aplica una pantalla solar adecuada y se vuelve a aplicar apropiadamente, la protección contra la luz UVB proporcionada por un FPS de 30 (~97%) no es mucho menor que por un  FPS de 50 (~98%).


Protección de las nubes: las radiaciones ultravioleta son más intensas cuando el cielo está despejado, pero pueden ser intensas aun cuando el cielo esté nublado

protectores solares para Lactantes y Niños Pequeños

Ningún protector solar es ideal en términos de eficacia, seguridad y funcionalidad. Muchas de las propiedades (protección solar, la estabilidad física, fotoestabilidad, la penetración de la piel, la resistencia microbiana, y la resistencia al lavadose consideran al formular los protectores solares, y una propiedad a menudo debe ser sacrificada por otra. Los protectores solares que mancha la ropa o son difíciles de extender, graso, u opaco no se pueden utilizar en cantidades suficientes, no son aceptables, independientemente del potencial de pantalla UVR.

Son pocos los protectores solares que se comercializan actualmente  para bebés y niños pequeños que llenen todas estas necesidades.
Las emulsiones a base de aceite de filtros inorgánicos parecen particularmente prometedoras en cuanto, la reducción de la sensibilización, irritación, penetración potencial de los filtros en la piel, fragancias, fotoestabilizantes, conservantes, y docenas de otros productos químicos que típicamente incluyen filtros solares.

PROTECTOR SOLAR  - TERMINOLOGÍA
Es importante que los médicos interpreten correctamente la terminología que se utiliza para clasificar los protectores solares y educar a sus pacientes para asegurarse de que reciben la protección que necesitan.

Factor de Protección Solar

Factor de protección solar es una medida de laboratorio, que toma en cuenta la eficacia de protección solar que se basa en el eritema. Debido a que la radiación UVB es aproximadamente 1000 veces más eritematógeno de la radiación UVA, FPS es principalmente una medida de protección UVB. Se define como la relación de la cantidad mínima de radiación  ultravioleta requerida para producir un eritema mínimo sobre la piel protegida con protector solar, a la requerida para producir el mismo eritema en piel sin protección.  
El FPS de un producto, no está relacionada con la duración de la exposición UV, a pesar de de ser esta una falsa interpretación, frecuente.
 Además, la relación entre el FPS y protección UVB no es lineal, lo que significa que un protector solar con el doble de FPS no implica necesariamente que uno puede permanecer en el sol el doble de tiempo, antes sufrir algún tipo de quemadura.

protección radiación UVA
Teniendo en cuenta los recientes descubrimientos ilustran el papel de la radiación UVA en el desarrollo del cáncer de piel, la protección UVA es una consideración importante
cuando se evalúa la capacidad de un filtro solar para bloquear la radiación UV
.

Filtros solares
La función de los filtros solares es la de reflejar, dispersar y absorber una parte de la radiación solar. Estas sustancias tienen que ser compatibles con la superficie cutánea. En función de su mecanismo de acción, se dividen en dos grupos: físicos y químicos.

Sustancias inorgánicas que actúan como pantalla. Reducen y eliminan los efectos de las radiaciones ultravioleta sobre la piel y reflejan las radiaciones incidentes.  Se trata, normalmente, de pigmentos minerales como el dióxido de titanio, el óxido de cinc y lamica.  Una innovación en su formulación reside en los pigmentos micronizados, con un tamaño de partícula de 10-50 nm.

Compuestos orgánicos aromáticos, que pueden absorber la radiación ultravioleta. El mecanismo de acción consiste en que la energía absorbida se emite nuevamente como radiación térmica.

La sustantividad y fotoestabilidad
La sustantividad se refiere a la capacidad de un filtro solar para mantener su eficacia en presencia de condiciones adversas, el agua principalmente y el sudor.
La  FDA ha prohibido el uso de los términos 'bloqueador solar', 'a prueba de agua', o 'a prueba de sudor.' En cambio, la etiqueta de 'resistente al agua' (40 min) o 'resistente al agua(80 min) se usa para reflejar la prueba de resistencia al agua, que se requiere para su fabricación. Además, los protectores solares no pueden pretender dar protección contra el sol por más de 2 horas sin reaplicación.  

 Uso correcto de los protectores solares 

Protector solar y bebés
Debido a que la piel de los bebés y niños pequeños, es más delgada, tiene menor concentración de melanina, y es inmunológicamente, inmadura  la radiación UV puede penetrar la piel más profundamente y hay menos de una respuesta inmune montada contra los rayos UV, lo que aumenta el riesgo de daño UV acumulativa, y aumenta el riesgo de cáncer de piel.

El uso regular de un protector solar durante la infancia y la adolescencia puede reducir significativamente la incidencia de cáncer de piel, por lo tanto los médicos de atención primaria deben tener como meta prevenir las consecuencias de la exposición solar en sus consultorios. 

El índice ultravioleta solar mundial

El índice ultravioleta (IUV) solar mundial es el patrón internacional para medir las radiaciones ultravioleta; fue elaborado por la OMS, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Organización Meteorológica Mundial. Tiene la finalidad de indicar la posibilidad de que se produzcan efectos nocivos sobre la salud y estimular a las personas a protegerse. Cuanto más alto es el valor del IUV, mayores son las posibilidades de que la piel y los ojos resulten lesionados y menor es el tiempo necesario para que se produzca la lesión. A partir de un UVI de 3 hay que aplicar medidas protectoras contra la luz solar.

El índice ultravioleta (IUV) solar mundial, que va de bajo (verde) a extremo (morado)

 

ACTUALIZACION- 6/13

Protección UVA - La mayoría de los protectores solares protegen contra la UVB, pero no contra los rayos UVA.
Los UVA tiene una longitud de onda más larga, menos energía, pero es más mutagénico (es decir, que causan cáncer) que los UVB.
Los productos que contienen Oxobenzone o avobenzona (Parsol) pueden bloquear los rayos UVA, pero pueden romperse bajo el sol y por lo tanto no ofrecen más de 4 horas de protección contra los rayos UVA. Mexoryl es una adición reciente a los ingredientes de protección solar que no se descomponen en el sol.
Otro ingrediente nuevo, Helioplex, ayuda a estabilizar al Parsol, y permite hasta 6 horas de protección contra los rayos UVA.
Busque estos ingredientes en el protector solar para garantizar la protección contra los rayos UVA.
Los nuevos avances en tecnología de protección solar - Los científicos están llegando con filtro solar que contiene vitaminas C y E, que ayudan a aumentar las defensas de la piel contra los rayos UV. También hay un protector solar 'píldora', llamada Heliocare, que puede ofrecer hasta 3 horas de protección. Estos están destinados actualmente para complementar los protectores solares y no para reemplazarlos.