Dr. Juan Carlos Iannicelli
banner
55 visitas Publicada: 12/03/12

ACETAMINOFENO Y RESPUESTA INMUNE VACUNAL

El acetominofeno disminuye la respuesta vacunal.

El acetaminofeno puede disminuir la respuesta de anticuerpos en lactantes inmunizados.


La recomendación de medicar con acetaminofeno a los lactantes que reciben vacunas, está muy extendida en la práctica clínica, sobre todo en niños que han respondido con reacciones importantes en el sitio de la inyección vacunal, con fiebre, o que manifiestan cierto disconfort luego de las inmunizaciones.

Este interesante trabajo demuestra un posible efecto del paracetamol sobre la respuesta inmune después de la vacunación. La respuesta de anticuerpos, fueron medidas, en dos grupos de niños, uno con paracetamo administrado al momento de la vacunación, y otro sin paracetamol.
Las media geométrica de las concentraciones de anticuerpos, fueron significativamente inferiores en el grupo con paracetamol profiláctico, que en el grupo sin paracetamol profiláctico, después de la vacunación primaria para todos los 10 serotipos de la vacuna neumocócica conjugada con proteína D de haemophilus no tipificable (Synflorix), antidiftérica, antitetánica y antepertactina (Bordetella pertussis immunity).     

La administración de paracetamol en el momento de la vacunación no se recomienda de forma rutinaria ya que, reduce la  respuesta de anticuerpos a varios antígenos de las vacunas recibidas.

Este hallazgo tiene importantes implicaciones potenciales, clínicas y de salud pública, y por lo tanto se debe tener en especial consideración.

Comentario:

En nuestro medio, la recomendación de administrar paracetamol en forma conjunta con la vacunación, es sugerida por las enfermeras de los vacunatorios, así como por los pediatras de cabecera.

Este trabajo muestra que la fiebre mayor a 39.5°C,  fue infrecuente en ambos grupos, paracetamol profilaxis (<1%) vs. no paracetamol profilaxis (1%). Por lo tanto la administración del fármaco no evita significativamente fiebres importantes.
Aunque raramente, la fiebre erróneamente adjudicada a la vacunación, puede deberse a una enfermedad infecciosa, y el paracetamol al enmascararla  podría retrasar ese diagnostico.
Por lo tanto la administración de paracetamol en niños que reciben sus vacunas, debería dejarse para casos especiales.