Dr. Juan Carlos Iannicelli
banner
227 visitas Publicada: 12/05/19

HERNIA UMBILICAL

¿Cuándo tratar?

Las hernias umbilicales pediátricas ocurren como resultado de la falla del anillo umbilical para cerrar completamente después del nacimiento, por definición, todos los recién nacidos tienen un pequeño defecto en el ombligo al nacer a través del cual pasan los vasos umbilicales. El cierre del anillo umbilical es espontáneo, y representa la única 'hernia' en el cuerpo que está genéticamente programada para cerrarse naturalmente.

Las hernias umbilicales, que resultan del fracaso del cierre completo del anillo umbilical, afectan al 10-30% de los recién nacidos, y se ha observado que los bebés prematuros tienen una mayor incidencia de hernias umbilicales (84% en recién nacidos que pesan 1000–1500 g)

A diferencia de las hernias inguinales, o las hernias umbilicales en adultos, la mayoría de las hernias umbilicales de recién nacidos se cerrarán espontáneamente, con una tasa de cierre alrededor del 85% a los 5 años.   

Las hernias umbilicales más grandes, definidas vagamente como aquellas de más de 1,5 cm de diámetro del anillo umbilical, tienen una menor probabilidad de cierre espontáneo.

Complicaciones de la hernia umbilical, como el encarcelamiento (donde el epiplón o el intestino están 'atrapados' en el saco herniario, estimado en 0.2–4.5%) o el estrangulamiento (donde el epiplón o el intestino están encarcelados y sufren daño isquémico, estimado <0.8 %) son muy raros; así, la relación riesgo/beneficio en el cierre quirúrgico de hernias umbilicales favorece fuertemente la observación.

Las hernias umbilicales pediátricas no complicadas son comunes y la mayoría cierran espontáneamente. No existen guías de práctica formales  en relación con el momento óptimo y las indicaciones para su reparación.

Las complicaciones después de la reparación quirurgica de la hernia umbilical en niños son raras y pueden incluir infección (estimada en menos del 1%) y recurrencia (estimaciones que varían entre 0.27% y 2.44%).

Las tasas de recurrencia parecen ser más altas en niños reparados a una edad temprana (menos de 4 años)

Conducta

En una revisión sistemática (2017) el consenso de expertos  recomienda que las hernias umbilicales sintomáticas o complicadas deban recibir una intervención quirúrgica inmediata. Sin embargo,  la investigación relacionada con el momento adecuado para las reparaciones de hernia umbilical pediátrica asintomática demuestra una gran variabilidad en las recomendaciones de la práctica y no hay evidencia de alto nivel para una estrategia de manejo particular.

Según la Academia American de Pediatría, los pacientes con hernias umbilicales pueden ser observados de manera segura hasta al menos los 4 años de edad; en ese punto se recomienda la consulta quirúrgica pediátrica para discutir la opción de reparación quirúrgica.

El American College of Surgeons recomendó que las hernias umbilicales pediátricas se reparen después de los 5 años, y no tenía indicaciones justificadas para la reparación temprana de una hernia asintomática. 

Se puede considerar especialmente la consulta previa en casos de preocupación de los padres.              

Indicaciones menos claras pero igualmente aceptables para la reparación de la hernia umbilical incluyen niños que experimentan 'complicaciones' psicológicas, como jugar excesivamente con la hernia u otras conductas de discapacidad social.

TRATAMIENTOS NO QUIRURGICOS:

Hasta la actualidad, la cinta adhesiva no era el tratamiento preferido para hernias umbilicales debido a la falta de evidencia que respalde su eficacia y su asociación con complicaciones de la piel.                   

En un trabajo publicado en 2016, se concluye que la cinta adhesiva promovió el cierre temprano espontáneo de la hernia umbilical en comparación con la observación sola, independientemente del diámetro del orificio de la hernia.

El flejado adhesivo se realizó de la siguiente manera. Primero, los contenidos de la hernia fueron forzados a la cavidad abdominal. Luego, se insertó una bola de gasa o algodón que coincidía con el volumen de la hernia umbilical para mantener el saco de la hernia invertido dentro de la cavidad abdominal. Luego, se colocó un apósito adhesivo que se había cortado en trozos de 10 cm x 10 cm sobre el ombligo para protegerlo de la humedad. La tela  se cambiaba cada semana, y la piel se observaba, y desinfectaba para prevenir complicaciones locales de la piel.

La  cinta adhesiva es una alternativa efectiva a la cirugía y la observación.

 

En cambio, ya en viejo textos, se desaconsejaban el uso del botón o la moneda para mantener en posición 'normal' al saco herniario, sujeta a una tela u ombliguero, “ya no la usamos, pues estos penetran en el orificio herniario, manteniéndolo abierto.” Impediendo asi su cierre.  No tiene ningún efecto para disminuir el tiempo de cierre de la hernia umbilical.