Dr. Juan Carlos Iannicelli
banner
310 visitas Publicada: 07/25/13

USO DE BEBIDAS GASEOSAS PARA PREVENIR LA DESHIDRATACIÓN EN NIÑOS CON GASTROENTERITIS AGUDA.

¿Las bebidas gaseosas sirven en la prevención de la deshidratación en la gastroenteritis aguda?

BEBIDAS GASEOSAS Y GASTROENTERITIS

INTRODUCCIÓN:

El fundamento de la terapia de rehidratación oral es la conservación del sistema de cotransporte facilitado glucosa-sodio en la mucosa del intestino delgado.       
La glucosa es absorbida activamente por el intestino normal y transporta sodio con ella en una relación aproximadamente equimolecular.
La absorción de sodio esta acoplada a la absorción de solutos orgánicos en todo el intestino delgado. La entrada de glucosa y   aminoácidos,  se produce mayormente acoplados al sodio.
Los mecanismos de absorción activa de sodio, permanecen indemnes en los episodios de diarrea aguda. Este cotransporte de un sustrato (glucosa, galactosa, aminoácidos, dipéptidos, etc.) y sodio, estimula la absorción del agua pasivamente al transporte del sodio. La absorción de la glucosa unida al sodio facilita la absorción de gran cantidad de agua.
La absorción de agua se realiza en forma optima cuando la relación entre el sodio y la glucosa esta en una relación de 1/1. En las sales modificadas con osmolaridad reducida (245 mOsm/l) , las cuales tienen 75 mEq/l de sodio y 75 mEq/l de glucosa se mantiene esta relación.
La relación 1:1 molar de sodio y glucosa es necesaria para el cotransporte eficiente y al mismo tiempo ofrecen una menor osmolaridad al tracto gastrointestinal que las SRO originales
La relación 2/1 de glucosa/sodio, es la recomendada por la Academia Americana de Pediatría, pero en trabajos clínicos se ha visto que relaciones de 3/1 han sido efectivas.

¿PORQUE LAS GASEOSAS NO SON RECOMENDABLES EN LAS   GASTROENTERITIS AGUDA?

Las gaseosas contienen grandes cantidades de glucosa (5-15%). La relación glucosa/sodio es inadecuada,  por otro lado, la osmolaridad es demasiado alta en todos los grupos de bebidas: >400 mOsm/l, lo cual es contraproducente durante el cuadro de gastroenteritis.   

Los riesgos del empleo de bebidas gaseosas, como solución de rehidratación oral son:

1-La falta de reposición electrolítica, fundamentalmente de sodio, también el aporte de potasio es muy bajo en comparación de las perdidas enterales, todas las gaseosas y soluciones similares tienen muy poco sodio, y la continua perdidida de los mismos por persistencia de la diarrea. 

2-Excesiva carga osmolar, que lleva a..

3-Falta de reversión de la bomba de sodio acoplada a la glucosa, y consecuentemente mala absorción de agua.


En cuanto a la glucosa, las colas light  prácticamente no la contienen. El grupo de bebidas refrescantes considerado como «varios» incluye bebidas con aportes medios de glucosa de >300 mmol/L, muy superiores al rango de 74 - 111 mmol/L recomendado por la Sociedad Europea de Gastroenterología y Nutrición (ESPGHAN).   Prácticamente todos los refrescos incluidos en este grupo de «varios» aportan más del doble de la cifra máxima recomendada. Actualmente se recomiendan SRO con concentraciones de 60 mEq/l  de sodio (hipotónicas).

No obstante, si esta proporción es tan elevada como ocurre en las bebidas refrescantes, el efecto osmótico de la elevada carga de glucosa, puede arrastrar agua plasmática hacia la luz intestinal, con lo que aumentan las pérdidas hídricas. La osmolaridad es inadecuada en todos los grupos de bebidas.

Las guías NICE (*) sobre gastroenteritis aguda, en su apartado: Prevención primaria de la deshidratación dice:
''...en niños con gastroenteritis sin deshidratación clínica: se recomienda continuar con la lactancia materna y otros alimentos lácteos, estimular la oferta de fluidos, desaconsejar la ingesta de jugos de frutas y bebidas carbonatadas (gaseosas), especialmente aquellas que pueden incrementar el riesgo de deshidratación, ofrecer SRO como suplemento en aquellos con más riesgo de deshidratación''.
Se estima que solo el 10% de los niños con gastroenteritis aguda se deshidratan, en el resto, como propone el Plan B de la OMS,  se debe ofrecer abundantes  líquidos adecuados para prevenir la deshidratación. 
Así pues, el uso de 'refrescos' como soluciones rehidratantes en el tratamiento de la diarrea aguda del niño no es el aporte ideal, bien porque tienen glucosa, sodio y osmolaridad inadecuadas, como es el caso de las colas light y gaseosas, o bien porque aporten una osmolaridad y relación glucosa/sodio excesivas con sodio insuficiente como ocurre con las colas, zumos, bebidas isotónicas, tés y otros. (**)

En la tabla se muestran las perdidas por diarrea, y lo que aportaría las distintas soluciones usadas para RO.