Dr. Juan Carlos Iannicelli
banner
3393 visitas Publicada: 07/07/14

UN NIÑO CON UN EXANTEMA MUY PARTICULAR

EXANTEMA EN GUANTES Y CALCETINES.

Erupción de morfología particular

Un exantema (del griego: florecer) es cualquier erupción de piel, que puede estar asociada con fiebre u otros síntomas sistémicos. Las causas incluyen patógenos infecciosos, reacciones a medicamentos y, en ocasiones, una combinación de ambos.
En los niños, los exantemas son más a menudo relacionados con la infección y, de éstas, las infecciones virales son las más comunes. Algunos exantemas tienen morfologías muy específicas que ayudan a identificar y caracterizar la erupción.  

El exantema en guantes y calcetines, fue descrito por Harms en 1990, es una enfermedad caracterizada por un eritema pruriginoso y edema de las manos y pies, junto con lesiones de la mucosa oral y fiebre.

A pesar de la distribución típica de la erupción, la enfermedad es todavía poco reconocida entre los médicos de atención de emergencia y puede conducir a estudios excesivos  y / o hospitalizaciones innecesarias.

Los pacientes con exantema papulo-purpúrico en  'Guantes y calcetines' (PPGC) presentan clásicamente con dolor, edema y eritema simétrico de las manos y los pies asociados con una púrpura petequial que está muy delimitada en las muñecas y los tobillos.  
Petequias y erosiones de la mucosa son frecuentes y pueden sumarse síntomas sistémicos como malestar general, artralgias y fiebre de bajo grado. El exantema papulo-purpúrico en  'Guantes y calcetines', en general respeta la cara, excepto la zona peribucal.  

El parvovirus B19 se ha asociado con, esta entidad, aunque la relación causal no ha sido probada. El síndrome generalmente ocurre en adultos jóvenes y se presenta como, edema  y eritema doloroso, simétrico en  pies y  manos, de ahí su nombre de “guantes y calcetines”.
La enfermedad progresa gradualmente a petequias y púrpura, y puede convertirse en vesículas y ampollas con desprendimiento de la piel. Una característica distintiva de este síndrome es una fuerte demarcación de la erupción en las muñecas y los tobillos, aunque otras áreas, (por ejemplo, las mejillas, los codos, las rodillas, los muslos, el glande, las nalgas, o la vulva) pueden estar involucradas.

Este es un raro exantema, autolimitado caracterizado por lesiones purpúricas eritemato-papular y llamativamente marginado las manos y los pies, en distribución de  'guantes y calcetines',  inestable y a  menudo refieren prurito y en ocasiones dolorosos.
No se han descrito cambios sugerentes de vasculitis en ninguno de los casos comunicados.
Debido a su gravedad potencial, las vasculitis infecciosas causadas por diversas bacterias,  como el meningococo debe ser tenida en cuenta. Sin embargo, las lesiones purpúricas en las infecciones meningocócicas son típicamente más grandes, dolorosa y necróticas en su centro.
El eritema multiforme puede mostrar compromiso simétrico similar de las extremidades con un curso autolimitado agudo. Otras vasculitis debido a varias infecciones virales también pueden ser discutidas. La erupción del síndrome mano pie boca, la fiebre por virus coxsackie también tiene una predilección por las extremidades, pero en el PPGC, no se encuentran vesículas como en el s. mano pie boca.
La púrpura de Henoch-Schönlein, que es una vasculitis no infecciosa, también puede mostrar una erupción purpúrica con una distribución acral. Sin embargo, es una enfermedad no febril.
Linfadenopatía cervical prominente, fiebre prolongada, conjuntivitis, y queilitis no se ven en el PPGC. Del mismo modo, el aspecto de pápula fina y hemorragia petequial de PPGC, pueden simular a la escarlatina, pero PPGC carece de localización en los pliegues de flexión,  e involucra las palmas y las plantas de los pies, que no están tomados en la escarlatina. Por último, se debe comprobar un historial de medicamentos.

Se ha reportado en niños, adolescentes y adultos, principalmente durante la primavera y el verano. El período de incubación es de unos diez días. Los pacientes usualmente presentan mialgias, artralgias, linfadenopatías y fatiga. Se caracteriza por la aparición de un edema y eritema simétrico en manos y pies, el cual progresa a máculas purpúricas y petequiales, y pápulas que terminan produciendo una descamación fina.
Un gran número de pacientes presenta un enantema polimorfo, que incluye aftas, petequias y erosiones en paladar, faringe, lengua y labios. Este exantema suele resolverse en una o  dos  semanas. Aunque la mayoría de los pacientes infectados por parvovirus B19 son asintomáticos, pueden presentarse con síntomas leves o no específicos de una infección viral. Los niños pueden presentarse con eritema malar, lo que resulta en una apariencia que se asemeja a una 'mejilla abofeteada' (tal como en el eritema infeccioso).

Puede ser causada por diversos agentes. El parvovirus B19 ha sido implicado como el factor etiológico en la mayoría de los casos.  Este virus es altamente contagioso hasta el momento en que aparece la erupción, (por lo tanto los niños pueden continuar con sus actividades habituales), y que se extiende principalmente por el aire transportado en microgotas respiratorias.  

La localización inicial es en las manos y en los pies, lo cual da nombre al síndrome, aunque posteriormente puede extenderse a otras regiones como mejillas, codos, rodillas, zona genital, muslos y axilas.

Se han descrito otras formas localizadas distintivas, de petequias relacionado con parvovirus y púrpura, y dando nombres como erupción en 'traje de baño', y el síndrome   acropetequial'.  Algunos sugieren que ante cualquier exantema atípico habría que pensar en parvovirus.
 


El parvovirus B19 se ha descrito recientemente  como causa de petequias generalizadas. El diagnóstico diferencial incluye la dermatitis alérgica de contacto, rickettsiosis y la enfermedad de Kawasaki. El tratamiento es sintomático, y el diagnóstico se puede hacer clínica o serológicamente.