Dr. Juan Carlos Iannicelli
banner
266 visitas Publicada: 05/23/15

TE Y ABSORCIÓN DE HIERRO

 

GENERALIDADES:

El té es la bebida más consumida en el mundo después del agua, bebido en el Reino Unido durante 350 años y en Asia desde hace más de 4.000 año.Se estima que se consumen en promedio 15,000 tazas cada segundo, en todo el mundo.

Se considera que el te es una de las bebidas más populares. Se estima que el consumo medio de té por cantidades, en todo el mundo por habitante es de 120 ml/día, mientras que para  Gran Bretaña, que desde hace siglos es famoso del té de la tarde,  el alto consumo de té, es de 540 ml por día en promedio. En Polonia, 76-90% de la población bebe té y la mayoría consumen 2-3 tazas en un día.

El té se produce a partir de hojas, brotes o tallos de la planta del género Camellia sinensis. Dependiendo del proceso de fabricación, se pueden enumerar tres tipos principales de té, diferentes en términos de sabor, color y composición, el té verde es decir, que no está sujeto a fermentación, el té de oolong que se somete a semi-fermentación y el negro que resulta de la fermentación completa de la planta.
Actualmente, el mayor porcentaje de la producción y el consumo mundial se ha atribuido al té negro (80%), que es muy popular en América del Norte y Europa y los sigue el té verde, que se consume principalmente en China y Japón.

VALOR NUTRICIONAL DE TÉ

El té de infusión sin azúcar no tiene ningún valor energético. En consecuencia, la cantidad de té en una dieta no afecta a la ingesta de calorías diaria. El valor energético de té endulzado es dependiente del tipo de sustitutos del azúcar utilizado. El té endulzado con edulcorantes de mesa no proporciona calorías, mientras que una taza de té con una cucharadita de azúcar o miel añadido tiene 20 kcal. El té es una buena fuente de ingredientes que tienen propiedades fisiológicas, incluyendo polifenoles, cafeína y ciertos minerales.

1- polifenoles y taninos(Derivan de los flavonoides: una serie de metabolitos secundarios de las plantas)

La polifenoles y taninos, ligninas, son quelatantes del hierro y otros metales, y presentan una gran capacidad antioxidante.
La concentración de polifenoles en las hojas de té varía,  considerando las condiciones climáticas de cultivo de té, incluyendo la exposición al sol y humedad, así como la antigüedad de las hojas cortadas. Su concentración en las hojas más jóvenes de té es más alta, comparadas con las más viejas que son recogidas más tarde. El tipo de polifenoles y sus propiedades están asociados con el proceso de fabricación del té. El té verde contiene principalmente catequinas mientras que el té negro posee taninos, producidos a partir de catequinas como el resultado de los cambios bioquímicos en el proceso de fermentación (la más significativa: galato de epigalocatequina). Este compuesto, en comparación con otras catequinas, es el de mayor potencial antioxidante. Por lo tanto, se considera que es la sustancia biológicamente más activa.  
Además de la cantidad natural de polifenoles en las hojas de té, su concentración puede ser  afectada por el proceso de infusión (ebullición), incluyendo la cantidad de té utilizado para una taza, temperatura del agua y el tiempo de elaboración.
Con respecto a la extracción de concentraciones altas de polifenoles en la infusión (170 mg/L), esto se observa en tés preparados durante 10 minutos, aunque esto produce gustos más amargos en el té.
El té tradicional de infusión (Camellia sinensis), se caracteriza por un alto contenido de flavonoides. Los flavonoides son un grupo grande de productos fenólicos del metabolismo de la planta, con una variedad de estructuras fenólicas que tienen propiedades biológicas únicas y pueden ser responsables de muchos de los beneficios para la salud atribuidos a té. Algunos autores sugieren que una taza de té negro provee 200mg de flavonoides.

2- cafeína

El té, acompañado por el café y las semillas de cacao, son la principal fuente vegetal de cafeína. La cafeína es una metilxantina del grupo de alcaloides, referente a sustancias psicoactivas. Su acción consiste en la estimulación del sistema nervioso central y la función cardíaca, lo que puede afectar positivamente la capacidad psicofísica de un ser humano. En tés como, Camellia sinensis y Camellia assamica, predomina la cafeína (aproximadamente 90%) frente a otras metilxantinas.

La mayor concentración de cafeína está presente en los tés que se elaboran por un largo tiempo. Una taza de té negro, elaborada durante 3-5 minutos, contiene 40-45 mg de cafeína.
Una taza de café de 44-60ml, contiene 100mg de cafeína. Taza de té de 177ml, contiene 50mg de cafeína.

Consumo seguro de cafeína:

Desde la perspectiva de la cafeína, la cantidad segura de té depende del consumo de otros productos tales como el café, bebidas cola, o bebidas energéticas (Monster-Rockstar-Speed-Red Bull) con alta concentración de cafeína.
Actualmente, el consumo seguro de cafeína para adultos sanos y niños mayores de 12 años, no debe exceder de 400mg/día y 2,5mg/kg/día, respectivamente. A condición de que no haya otras fuentes de cafeína en una dieta, un adulto, incluso podría consumir varias tazas de té (4).
Varios expertos afirman que tras examinar la concentración de cafeína, considerando sus propiedades diuréticas, observadas con el alto consumo, así como el efecto desfavorable sobre la absorción de hierro, el consumo máximo en adultos de té negro no debe exceder de 8 tazas por día.

3- Te negro y absorción del hierro de la dieta

Hay dos tipos de hierro en la dieta: hierro hemo y el hierro no hemo.
Es bien sabido que la absorción del hierro no-hemo* es inhibida por el ácido fítico, que se encuentra en granos y cereales, y polifenoles, componentes de algunas verduras, café, té y vino. Estos inhibidores forman compuestos insolubles con el hierro no hemo, que impide su absorción.

*El hierro no-hemo es el que contienen los alimentos, que no provienen de productos animales, es decir el que está en las verduras o vegetales, cereales, granos etc.

Debido a que no hay manera eficiente para eliminar el hierro del cuerpo, una vez que ingresó, la absorción intestinal de hierro está fuertemente modulada (e incluso auto-modulada) para mantener un equilibrio adecuado del hierro.
El estado del hierro de un sujeto es altamente dependiente del porcentaje de hierro que se absorbe a nivel intestinal, y  del contenido de hierro de la dieta. La absorción de hierro está marcadamente influenciada por los constituyentes dietéticos, y existen factores que mejoran, y otros que inhiben su absorción, especialmente el ácido ascórbico (vitamina C) y la carne vacuna, el pescado y las carnes de ave como potenciadores, y el té, café, fitatos y calcio como inhibidores;  producen un gran impacto en la  biodisponibilidad del hierro.

El efecto sobre la absorción de hierro no hemo se atribuyó a la formación de complejos insolubles de taninos unidos al hierro. El consumo de bebidas que contienen taninos tales como el con las comidas, puede contribuir a la patogénesis de la deficiencia de hierro si la dieta consiste en gran parte de los productos alimenticios vegetales.

Los polifenoles que están presentes en el té negro, especialmente los taninos inhiben la absorción de hierro en mayor medida, en comparación con las catequinas del té verde. Por lo tanto, las personas con diagnóstico de anemia por deficiencia de hierro o las que están en riesgo de desarrollar anemia, deben abstenerse de consumir té, especialmente té negro en las comidas. Los niños deben considerarse en esta categoría ya que sus necesidades de hierro son altas, y el aporte del mismo con la dieta es a veces de poca magnitud.

Los factores dietéticos más conocidos que afectan la absorción de hierro hemo intestinal son, la carne y el calcio (López y Martos, 2004). La absorción de hierro hemo se incrementa por la presencia de carne (Carpenter y Mahoney, 1992) pocos estudios se han realizado sobre la afectación del hierro hemo, por componentes de la dieta.

Los elementos inhibidores del té, actúan sobre el hierro no-hemo, pero se suponía que el hierro hemo no era afectado por factores dependientes de la dieta. En las dietas occidentales de no vegetarianos promedio, el hierro hemo constituye un tercio del hierro en la dieta total, pero dos tercios del total de hierro absorbido, lo que indica que el hierro hemo se absorbe más eficientemente que el hierro no hemo, por lo tanto su afectación puede producir un serio impacto. Por lo tanto, la importancia del hierro hemo dietético, no puede ser subestimada.
Escasos estudios han puesto atención a la inhibición del hierro hemo, por componentes de la dieta, tales como el té. Una alta ingesta de compuestos polifenólicos de la dieta puede tener consecuencias importantes sobre el estado del hierro. Por ejemplo, el , el vino tinto y otras bebidas que son ricas en compuestos polifenólicos, se sabe que inhiben la absorción del hierro no hemo.
Recientes estudios muestran resultados que sugieren, que el contenido y tipo de polifenoles presentes en los alimentos determinarán un efecto inhibidor sobre la absorción de hierro hemo.
En una investigación (Qianye-2011) concluye diciendo que; los polifenoles dietéticos bioactivos   inhiben la absorción de hierro-hemo, en una forma dependiente de la dosis. El ácido ascórbico no puede compensar los efectos inhibidores de concentraciones altas (46 mg/L) de polifenoles, pero puede revertir los efectos de concentraciones más bajas de polifenoles

Como muestra la evidencia, el té puede inhibir la absorción del hierro de la dieta, ya sea el hierro no-hemo, como el hemo, por lo tanto en los niños que son una población de riesgo en cuanto a las necesidades de hierro, y ante el nulo aporte nutricional que tiene el té, no sería conveniente su uso rutinario, al menos durante los primeros años de vida. Iguales consideraciones se aplican al café y al mate.

RECOMENDACIONES:

El té que se consume en cantidades convencionales no afecta negativamente a la salud humana. Puede ser perjudicial, cuando el consumo de té en una dieta es alto, esto es debido a un aporte excesivo de cafeína y polifenoles, y de la unión a hierro no-hemo que reducen su absorción en el tracto gastrointestinal incluso por 79%.
Existen abundantes pruebas de que la absorción del hierro de los alimentos individuales se ve profundamente afectada por la composición de la comida en su conjunto. Por ejemplo, el hierro del huevo es muy mal absorbido (presencia de: fitatos, oxalatos y taninos), pero el porcentaje mejora considerablemente por beber jugo de naranja.
La deficiencia de hierro es un importante problema de salud en el mundo, esto es, en gran medida, causada por la mala absorción de hierro de la dieta. Varios factores dietéticos pueden influir en esta absorción. Factores potenciadores de absorción son, el ácido ascórbico (cítricos) la carne, el pescado y las aves de corral; factores inhibidores son componentes de plantas como las verduras, té y café (por ejemplo, los polifenoles, fitatos), y el calcio. Para los sujetos en riesgo de deficiencia de hierro, se hacen las siguientes recomendaciones. Aumentar la ingesta de hierro hemo (dieta con carne de res, pescado y aves de corral está poco influenciado por otros factores dietéticos con respecto a su absorción); aumentar la ingesta de ácido ascórbico a la hora de la comida; fortificar los alimentos con hierro.
Recomendaciones con respecto al consumo de té (cuando pertenece a un grupo de riesgo) incluyen: consumir té entre las comidas, en lugar de durante la comida; consumir simultáneamente ácido ascórbico y / o carne de res, pescado o aves de corral.   

Los beneficios para la salud asociados con diferentes variedades de té se han estudiado ampliamente. Sin embargo, los efectos tóxicos, que han sido pasados por alto en el pasado, deben tenerse en cuenta al considerar el té como una bebida saludable. Las toxicidades asociadas con diferentes variedades de té difieren en su naturaleza y el alcance de los daños causados al cuerpo humano que también puede dar lugar a complicaciones graves en algunos casos. Otros factores también se asocian con la diferencia en el grado de toxicidad de té tales como la contaminación por pesticida durante el cultivo de té. Esta puede ser la razón por la cual en algunos casos, la toxicidad es diferente y específica de una sola población en particular.  

A partir de la evidencia disponible no hay necesidad de asesorar sobre cualquier restricción en el consumo de té, en las personas sanas sin riesgo de deficiencia de hierro. En los grupos de riesgo de deficiencia de hierro, el consejo debe ser para beber té entre las comidas y esperar por lo menos 1 hora después de comer antes de beber té.

El té es una bebida natural, poco procesada y sin calorías. Por lo tanto, es mucho mejor para la mayoría de la población, incluidos los niños en comparación con las bebidas azucaradas y carbonatadas. Beber té no sólo es agradable, sino también puede tener un efecto beneficioso sobre la salud mediante el fortalecimiento del potencial antioxidante de organismo humano.