Dr. Juan Carlos Iannicelli
banner
722 visitas Publicada: 11/27/12

LESION EN DEDO - HAGA SU DIAGNOSTICO

¿Cuál es su diagnóstico?

La madre de un niño de 1 año lo trae a la consulta para evaluación de una lesión ampollar dolorosa sobre  su dedo pulgar derecho. (Fig.). La lesión comenzó 2 días antes como una simple vesícula. El niño no ha tenido fiebre u otros síntomas, y ningún otro miembro de la familia, incluyendo sus padres y hermanos  estuvieron enfermos o con algúna lesion similar.

                                     

¿Qué otro antecedente podría ser de ayuda para   hacer el diagnóstico?
¿Cómo puede confirmar su diagnóstico clínico?
¿Qué diagnósticos diferenciales se plantea?
¿Cómo debería tratar a este niño?

Discusión

Este niño tiene un clásico panadizo causado por inoculación primaria del virus del herpes simple tipo I. En el interrogatorio surge, que la madre tiene herpes labial recurrente y que el último episodio lo superó varios días antes que su hijo desarrollara la lesión del dedo.

El panadizo herpético es transmitido por contacto manual directo o lesiones genitales. Esto se ve generalmente en los que tienen lesiones orales y  se succionan el pulgar y en los que se “comen las uñas”, entre los 5 meses y 6 años de edad. Las recurrencias son comunes y han sido reportadas hasta varios años después del ataque inicial.

Las lesiones de piel aparecen entre 1 día y 3 semanas luego de la exposición. Consisten en vesículas dolorosas en racimo sobre una base edematosa eritematosa; las vesículas pueden ulcerarse o fusionarse formando vesículas más grandes, como en este niño. La ruptura accidental o  quirúrgica de la bulla, generalmente libera un líquido claro o amarillento sin leucocitos.

Diagnóstico. Un citodiagnóstico de Tzanck puede ser usado para confirmar el diagnóstico clínico. 

Ahora es posible por medio de PCR y el test de anticuerpos con doble fluorescencia, tener una confirmación rápida y confiable.


Diagnóstico diferencial: el panadizo herpético puede ser confundido con una dactilits o paroniquia bacteriana dolorosa, la cual es generalmente causada por EBHGA o S. aureus. Ambos organismos producen unas pocas pero grandes pústulas que contienen pus y gérmenes gram-positivos en un extendido de gram. los cultivos bacterianos confirman el diagnóstico. En el síndrome mano-pie-boca de origen viral, las vesículas son característicamente ovales y asientan sobre una base roja. Las lesiones son frecuentemente asintomáticas y simétricas sobre las manos y pies, así como en el paladar.


Tratamiento: desgraciadamente, para el momento del diagnóstico, las lesiones están completamente florecidas. La respuesta a las terapias antivirales varían. Un panadizo herpético no tratado puede tardar 2 a 4 semanas en resolverse.