Dr. Juan Carlos Iannicelli
banner
5863 visitas Publicada: 07/16/14

GENITALES FEMENINOS: FUSIÓN DE LABIOS MENORES:

MANEJO

Lfusión labial también es llamada,  adhesión labial, fusión vulvar,  oclusión del vestíbulo, y  aglutinación de los labios menores.
La adhesión labial es una condición  sub-diagnosticada, posiblemente debido a la resistencia de los médicos de atención primaria para examinar los genitales femeninos, y se define como la fusión parcial o completa de los labios menores. El diagnóstico se realiza mediante inspección visual de la vulva.


En un estudio donde se evaluó como eran examinados los genitales femeninos, se encontró que los médicos examinaron los oídos, el corazón y el abdomen de los pacientes pediátricos ≥ 97% de las veces, independientemente del sexo o la edad del niño, los genitales femeninos se examinaron solo el 39% de las veces y los genitales masculinos 84% de las veces.
Los Genitales femeninos se examinaron aproximadamente la mitad de la frecuencia que los genitales masculinos de todas las edades, con una tendencia a los exámenes genitales menos frecuentes en los niños mayores. Tanto los médicos varones como mujeres, examinaron los genitales femeninos con menos frecuencia que los genitales masculinos.

Habitualmente, se ha sugerido que la irritación local puede conducir a desprendimientos epiteliales de los labios menores. Los labios menores se adhieren y re-epitelizan, formando una membrana avascular entre los labios.
Se supone que este proceso esta mediado por macrófagos sobreactivados, que son responsables de la destrucción de las células proximales al sitio de la inflamación. A medida que el organismo intenta reparar las áreas dañadas del epitelio, nuevas fibras de colágeno se establecen en una cascada inflamatoria sin restricciones, y en un medio con  bajo tenor estrogénico, culminando así la fusión labial.

Su presencia se limita típicamente a mujeres jóvenes, por lo general, menores de 6 años de edad.
Afecta sobre todo a las niñas, < 5 años de edad, con una incidencia máxima en torno a la edad de 13 a 23 meses. Aunque la mayoría de los pacientes son asintomáticos, algunos experimentan complicaciones como, inflamación local, disuria, infección del tracto urinario y obstrucción. Alrededor del 80% de las adherencias labiales se resuelven espontáneamente dentro de 1 año, y la persistencia después de la aparición de la pubertad es muy rara.
Las opciones de manejo van desde llevar tranquilidad, para los pacientes asintomático, hasta el tratamiento quirúrgico de los casos graves y los casos resistentes al tratamiento conservador.
El tratamiento conservador con cremas de estrógenos, como primera línea de intervención es la opción preferida por la mayoría de los autores.
Sin embargo, los estudios consistía exclusivamente en serie de casos (regular nivel de evidencia), y no hay ensayos aleatorizados.

La fusión labial es considerada una afectación secundaria a hipoestrogenismo y a vulvovaginitis. Ya que la fusión labial raramente está presente después de la púberas, algunos investigadores, no recomiendan tratamiento de la fusión asintomático.
En cambio otros, sugieren tratarla, dado que el estancamiento de la orina tras la fusión de los labios, puede conducir a la  infección del tracto urinario,  ya que la patogenia de la ITU, es por vía ascendente en esta edad, ese reservorio contaminado podría aumentar el riesgo de ITU, en esta población.
Clínicamente, no hay guías que indiquen los límites o la duración del tratamiento tópico.

 

Los interrogantes que se plantean y aún no están completamente aclarados son:

¿A quienes debemos tratar?

¿Desde que edad se puede implementar el tratamiento tópico? 

¿Con que medicamento conviene tratar? 

¿Cuanto debe durar el tratamiento tópico?

Algunos autores, como Alexander  Leung, uno de los más citados en los estudios bibliográficos, muestra un trabajo, donde los pacientes, se incluyeron si la fusión cubría, al menos 50% de la abertura vaginal.
Enroló a 20 niñas en el estudio. La edad media de las pacientes fue de 13,2 meses (rango, 2 a 38 meses). La duración media del tratamiento con crema de estrógeno fue de 2,4 meses (rango, 1 a 3,5 meses).

Otros autores proponen tratar a niñas con alguna sintomatología, en el trabajo de Mayoglou, participaron 151 pacientes que se presentaron con la adhesión labial,  (7,3%) tenian  mayor frecuencia urinaria,  (19,9%) con infecciones del tracto urinario,  (8,6%) con vaginitis, y  (12,6%) con goteo postmiccional.
La media de duración del tratamiento tópico con estrógenos fue de 2,2 meses (rango de 0 a 24 meses), con una separación de la fusión en el  71,2% (104/146) de los pacientes.
La terapia con betametasona se utilizó en 19 pacientes durante una media de 1,25 meses (rango de 2 semanas a 12 semanas), con separación se produce en 78,9% (15/19) de pacientes.

 RESPUESTAS:

En cuanto a los medicamentos a usar, los investigadores se inclinan por las cremas con estrógenos, con corticoides, o una combinación de ambos. No parece haber ventajas estadísticamente significativas en cuanto a su eficacia, entre ellos.
Los más mencionados son:

La aplicación de crema tópica con estrógeno a la zona de fusión hasta que se produce la separación (generalmente dentro del mes) como se ha descrito anteriormente.
Después de la separación de los labios, se recomienda, la aplicación diaria de un emoliente (vaselina), y continuar con la crema tópica de estrógeno en forma semanal,  y es necesaria una atención continua de la  higiene, para evitar la refusión.
Leves efectos adversos se han observado con el uso prolongado de la crema de estrógenos, incluyendo la pigmentación de la vulva y de la tumefacción del botón mamario.